#OPINIÓN Ventana abierta – Detrás de una copa

Eduardo Iván González González | Foto: Archivo |

Para recordar: “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos en verdad corren, pero sólo uno obtiene el premio? Corred de tal modo que ganéis” (1ª Corintios 9:24).

¿Qué hay detrás de una copa? al observar el texto bíblico,tal vez algunos concluyeron que hablaríamos de lo que hay que detrás una copa de football.

Justo hoy 14 de junio, se inicia el mundial: “Rusia 2018”. ¿Quién ganará? no es un simple evento deportivo internacional, sino que detrás de una copa, cada vez hay más: Medios de comunicación, mejores técnicas, dinero de por medio, apuestas, comercio, ventas, viajes, turismo, alimentación, muertes, frustraciones, fanáticos, entre otros.

Según la FIFA, Federación Internacional de Football Asociado (2006), ‘había’ 256 millones que juegan football (último censo). Y en esa línea, hace unos 12 años, la televisora alemana Deutsche Welle (DW), habló que la copa “Portugal 2004”(dw.com/es/oro-plata-y-muchos-euros), la vieron unos 50 millones de espectadores. Hoy, según datos de diferentes fuentes, se calcula que“Rusia 2018”, tendría unas 3 mil millones de espectadores y se presume un gasto de 10 mil millones de dólares para adecuar el evento.

El día 24/05/18, observamos un interesante documental retransmitido, por la televisora alemana, DW, antes mencionada, sobre lo que hay detrás de una medalla y mostraron parte de la “cara” que casi no observamos: Mayor exigencia, violencia (por múltiples factores), muertes prematuras de los deportistas, vacíos espirituales, después de perder la fama o tener que retirarse; consumo de sustancias prohibidas para los jugadores. Podemos ver el lado bueno o malo, de estos eventos, pero vale la pena observarlo a la luz de lo que dice la Biblia.

Como señala el apóstol Pablo, cuando preguntó: “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos en verdad corren, pero sólo uno obtiene el premio? Corred de tal modo que ganéis” (1ª Corintios 9:24).

Pablo era conocedor de los juegos que se desarrollaban en su época:En Atenas y otros lugares; y comparó la lucha cristiana con la lucha deportiva. No obstante, con toda seguridad, no estaba animando o promoviendo que alguien, clubes o países, realizaran combates encarnizados, choques a muerte para llevarse el premio.

Lo que quiso decir, en otras palabras: Así como muchos que luchan; se esfuerzan, hasta perder, o casi perder la vida en el intento, por alcanzar una copa o una medalla; la cual o las cuales pudieran oxidarse o corromperse (1ª Corintios 9:25). Con la misma intensidad, debería ser la lucha por alcanzar la vida eterna, para obtener una “corona que no se corrompe”; la corona de la vida eterna, la cual entregará el mismo Jesucristo,  pero hoy, son muchos que no creen en Él y desechan el premio que ofrece.

En la Biblia, hay varios versículo que indican que recibiremos una corona: Apocalipsis 2:10, Santiago 1:12, 1ª Pedro 5:4. Bien lo mencionó el apóstol: La meta es el supremo llamamiento de Dios, en Cristo Jesús (Filipenses 3:14); la pelea de la buena batalla, es haber terminado la carrera y haber guardado la fe para recibir una corona (2ª Timoteo 4: 7,8).

Estamos seguros que la vida en nuestro país y el mundo no está fácil, y hay gobiernos que lo hacen más difícil, pero el apóstol una vez más dijo: “…despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante” (Hebreos 12:1).

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios