Habitante de El Ujano: “El aseo urbano no pasa por aquí”

Insalubridad. Frente a la Unidad Educativa María Ledezma, ubicada en la comunidad El Ujano, al noreste de la ciudad, se evidencian las fallas en la recolección de basura. Los vecinos explican que la situación irregular con el aseo urbano, existe desde hace unos meses, aunque en algunos sectores se observa peor el panorama y, por lo tanto, la indignación de los residentes también es mayor.
Moscas, roedores, entre otras alimañas, se instalan en los montones de desperdicios acumulados por los hogares del vecindario y, en este caso, por quienes hacen vida activa en la institución educativa. Al parecer, los consejos comunales de la barriada, en distintas ocasiones, han solicitado la ayuda de Imaubar, organismo responsable, sin embargo, la problemática persiste.
Marlene de Pérez, habitante, declaró que los compactadores de desechos tardan hasta 15 días en pasar por la comunidad. Sin olvidar, aquellas zonas de la misma comunidad, donde ni siquiera los visita a lo largo del mes. De allí que algunos conurbanos opten por arrojar la basura en la quebrada que atraviesa a El Ujano o, en otro caso, quemen cuanto desperdicio tengan acumulado en casa.
-El aseo no pasa por aquí y, cuando cumple con los recorridos, la mayoría de veces, lo hace a medias. Con las fallas en el servicio del aseo urbano, lo único que ganamos es contaminación, perjudicando la salud de pequeños y grandes. Exigimos que la Alcaldía de Iribarren esté pendiente de la atención que prestan a las comunidades.

Inseguros hasta en la casa
Otra de las necesidades que plantean los vecinos de El Ujano, perteneciente a la parroquia Santa Rosa, es la falta de seguridad. A cualquier hora del día, actúa el hampa en contra de los residentes, amenazándolos con ponerle fin a sus vidas. Atracos a mano armada, por desgracia, es el hecho delictivo que más se repite en el conocido sector.
Además de los asaltos, suceden robos de vehículos, frente a las residencias y también en las inmediaciones de locales comerciales. Es necesaria, indiscutiblemente, presencia policial. Es el clamor de los habitantes. Son pocos los patrullajes realizados en las calles de la comunidad, al menos, así lo expresan los hombres y mujeres, hasta con 30 años de domicilio en el lugar. “Las patrullas, hacen falta de día o de noche, siempre necesitamos seguridad”, agregó el vecino Oscar Ferrer.
De forma recurrente, ocurren atracos en las paradas de autobuses, resultando afectados, sobre todo los estudiantes de bachillerato que tienen la intención de trasladarse hasta sus viviendas. En este sentido, las personas optan por caminar hasta la avenida principal, la misma donde se construye el Hospital Militar, a objeto de librarse de los delincuentes.
No obstante, resultan insuficientes las medidas de prevención que ponen en práctica los habitantes, se necesita la colaboración de los organismos de seguridad para que apliquen los correctivos adecuados para acabar con la delincuencia.

Fotos: Dedwison Álvarez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios