Fin de semana violento deja 15 hogares larenses de luto

La delincuencia no descansa en la entidad larense. Viernes, sábado y domingo que deberían ser días para compartir en familia, se convierten en los más violentos, debido a la cantidad de decesos que se registran en la región. Según los análisis de los cuerpos de seguridad, se debe a que durante los fines de semana, aumenta la ingesta de bebidas alcohólicas, así como el uso de estupefacientes, hechos que son los principales factores de alteración de conducta de las personas y que en la mayoría de los casos los pueden llevar a atentar contra la vida de una persona.
Hasta la mañana de ayer, en lo que iba de fin de semana, se habían registrado los fallecimientos de 15 personas en Lara: siete en el municipio Iribarren y cinco en Torres. En Andrés Eloy Blanco, Morán y Jiménez, un deceso cada uno.

Asesinado mientras dormía
Entre las 2 y 3 de la madrugada, sujetos desconocidos ingresaron a un rancho de zinc, ubicado en la calle 1A entre trasversales 1 y 2 del sector Colinas de San Rafael de Sabana Grande, en la parroquia Tamaca al norte de la ciudad y allí le dieron muerte a un hombre e hirieron a un adolescente.
Funcionarios de la Policía recibieron un llamado: se habían escuchados unas detonaciones y al llegar encontraron mal herido a un jovencito de 17 años a quien todos conocen como “El Cabezón”. Presentó un disparo en la región parietal derecha y fue llevado hasta la emergencia del Hospital Central. Se conoció que su estado de salud era bastante delicado.
Sobre el suceso, su madre lo único que indicó era que había salido de su morada, a las 7 de la noche del sábado, y no supo más de él.
Mientras en el lugar de los hechos quedaba tendido en una colchoneta, el cuerpo sin vida de Juan Miguel Peña Cordero (23), con un disparo en el rostro que le salió en la región occipital.
Una pareja de amigos comentó que Peña Cordero habría salido de su vivienda, molesto con un miembro de la familia. Caminó dos cuadras y llegó a la casa de ellos, pidiendo prestado el teléfono para comunicarse para Trujillo, pues a las 5 de la mañana debería salir para allá, a trabajar con la promoción de bisutería. Se fue y a la medianoche regresó a casa de sus vecinos a buscar una comida. Comentó que se quedaría en el rancho.
El lugar en donde fue encontrado sin vida, había sido invadido por un hombre hace siete meses y desde ese entonces era frecuentado por muchas personas, en especial en horas de la noche. El mismo está ubicado a cuatro cuadras de su vivienda.
Al parecer, en medio de la noche, se metieron unos sujetos y dispararon en contra de Peña Cordero y “El Cabezón”, mientras estos dormían. No fueron despojados de pertenencias alguna, por lo cual efectivos del Cicpc manejan como móvil una venganza.
La víctima fatal era el segundo de cinco hermanos. Deja dos hijos de 6 y 3 años huérfanos.

Iba caminando
A las 10 de la mañana de ayer, en la calle 9 del barrio Primero de Mayo de Quíbor, municipio Jiménez, fue baleada una persona, a quien llevaron hasta el Hospital Baudilio Lara, pero tras presentar un disparo en el pecho, abdomen y mano izquierda perdió la vida.
Fue identificado como José Javier Lugo Núñez (41) y se conoció que iba caminando por el lugar de los hechos, cuando dos sujetos en una moto le dispararon.

Disparan desde una esquina
Un adolescente de 17 años fue asesinado de un disparo en el cuello y otro en la traquea. En el hecho resultó herido Rafael Enrique González Boquillón (18) y tres personas más con heridas leves.
Sobre el suceso se conoció que fue a la medianoche del domingo, en el momento que las víctimas estaban en las afueras de la calle 38 con carrera 12, cuando un sujeto se paró en la esquina y comenzó a disparar contra ellos. Al parecer estos maleantes, quienes se desplazaban en un vehículo, perseguían a otros que se trasladaban en un Chevrolet Spark azul y casualmente el adolescente de 17 años cargaba un vehículo con similares características, por lo cual, aparentemente los sujetos se confundieron y atacaron a las personas equivocadas.

Sábado violento
Aparte de las cinco víctimas del municipio Torres, y un adolescente ultimado en El Tocuyo, al oeste y en el centro de Barquisimeto se registraron tres decesos.
A las 6 de la tarde, en una residencia ubicada en la carrera 30 con calle 29, en el callejón “La Boca del Lobo” del Malecón, fue ultimado un hombre que para el momento estaba sin identificar.
El día de ayer una dama quien dijo conocerlo, manifestó que estaba residenciado en el barrio San José y aparentemente se llamaba José Antonio Cambero Vásquez. En ese lugar resultó herido en la región intercostal y mano derecha Edwin Antonio Veliz Díaz (42), también residente de San José.
A las 7 de la noche, en el barrio La Lucha, le quitaron la vida a Samir Antonio Rodríguez (26) quien desde hace seis años se ganaba la vida como costurero. Era el menor de cuatro hermanos y deja tres hijos huérfanos. Rodríguez, en el momento de ser baleado, se encontraba en compañía de su esposa, a quien empujó para salvarla del ataque. A ella una bala la rozó en el pecho.
La última persona en ser asesinada fue Antonio José Molleja (30), mototaxista. Fue asesinado en La Paz. Funcionarios del Cicpc trabajan para darle respuesta a los casos.

Fotos: Archivo

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios