La Venezuela que hay vs. la otra Venezuela

Venezuela posee como principal política estatal la creación de Misiones, ayudas éstas dirigidas a los más necesitados. Para acceder a ellas debemos someternos a largas y calamitosas colas en instituciones públicas, mercales o instituciones bancarias, eso es lo que hay. Pero piense un momento sí en vez de eso.

En Venezuela los venezolanos pudiéramos contar con un abanico de ofertas laborales que brinden trabajo formal con todos los beneficios de ley, que permita el ahorro y también pueda fungir como catapultas para emprender nuestros propios negocios, las ayudas públicas no serían necesarias ¿qué preferiría, las Misiones o la otra Venezuela? Hoy día los venezolanos a lo largo y extenso de nuestro territorio nacional estamos sometidos por la delincuencia, las policías fueron remitidas al gobierno central lejos de donde acontecen los hechos, van 17 planes nacionales de seguridad y ninguno ha dado resultado, vivimos en un toque de queda en nuestros hogares, hogares que tampoco son seguros. Imagínese una Venezuela que haga de la fuerza policial una institución firme con tecnología de punta, con funcionarios egresados de tecnológicos especiales, muy bien remunerados, con patrullas y equipamientos vanguardísticos que permita una mejor evaluación y mejora de sus labores.

Así mismo, imágines un Sistema Judicial expedito, con jueces titulares, temerosos de estrictas evaluaciones de sus despeños laborales y no de facturas políticas, donde las sentencias sean dictaminadas en los lapsos perentorios y las cárceles sean centros de regeneración e inserción social.

¿Qué prefiere, lo que hay o la otra Venezuela? A lo largo de los últimos 13 años las competencias de la vialidad nacional fueron traspasadas al gobierno central, hoy día están desahuciadas, algo sencillamente inaceptable por ser un país donde el asfalto (desperdicio del petróleo) abunda groseramente.

Así mismo, los Metros de Valencia, Maracaibo y Caracas se encuentran atravesando sus peores crisis existenciales, así como nuestro sistema férreo nacional, paralizado.

Imagínese una Venezuela donde las busetas dejen de ser el principal medio de transporte, con calles, avenidas y autopistas modernas libres de huecos, donde cada ciudad tenga su metro y con un sistema férreo nacional que traslade a todos los rincones de nuestro país ¡eso sí es prioridad!

¿Qué prefiere, lo que hay o la otra Venezuela? La diferencia entre lo que hay y la otra Venezuela está en ¡dejar de ser borregos partidistas a ser venezolanos exigentes!

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios