Pueblo sin ley

El 6 de enero, pasadas las 10 a.m., me dirigí a Barquisimeto, pero no conseguí las busetas que van por la autopista. Nos fuimos por al carretera vieja y aunque parezca mentira, nos demoramos dos horas y media en ambos sentidos; todo eso era originado por un trancón que habían protagonizado los habitantes de El Vidrio, parroquia Santa Rosa, en las inmediaciones de Veragacha, por la falta de agua en esa comunidad.

Todo hasta ahí esta bien; lo que no veo bien es la incomodidad que les ocasionan a todos esos transeúntes, que nada tienen que ver en ese problema. Lo más viable sería que esas manifestaciones las hicieran en la alcaldía, Gobernación, etc, etc, que son los que están obligados por la ley a resolver esos problemas; los viajeros que conocen la autopista y no conocen vías alternas, tienen que esperar que a los manifestante les parezcan suficiente las molestias a que son sometidos; otra cosa que faltó en esa descomunal tranca, fue falta de apoyo por parte de las autoridades; y lo digo con conocimiento de causa, ya que en el trayecto de Yaritagua a Barquisimeto no vi ninguna autoridad de ninguna clase, prestando ayuda a esos miles de personas, con distintas clases de automóviles, camiones, autobuses, como locos buscando una salida para la vía de Caracas o Maracaibo, por ejemplo; era para haber tomado ese suceso una prioridad.

Lo mejor de todo fue que no se presentó ninguna emergencia en ese trayecto, supongamos que en ese intervalo se hubiesen presentado una ambulancia, un carro de bomberos o un accidente. ¿Cuál habría sido el desenlace? Lo digo no por ser profeta del desastre; sino porque hace cinco años, en este mismo día en Yaritagua, hirieron de gravedad a un nieto mío, que por cierto murió a los cinco días y fue llevado en ambulancia hasta Barquisimeto y todavía ese crimen está impune.

Leyendo EL IMPULSO del día siguiente me pareció que debieron darle más relevancia al suceso. Yo particularmente creo y todos los que padecimos eso que sería bueno que no se repitan casos como esos, porque eso trasciende a otros estados, que no conocen lo mal que está la vía Barquisimeto- Yaritagua por la carretera vieja y eso puede ser un aviso para que vean lo necesario que es esa carretera que en estos momentos está bien deteriorada y le falta quitarle el monte que tiene a ambos lados de la vía. Según la Constitución los venezolanos tenemos derecho al libre tránsito.

Humanicen esas vías, que los habitantes se lo agradecerán.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios