Damnificados tomaron una vez más sede del PSUV

Luego de tres días de tensa calma, ocupantes que fueron desalojados del Cono de Seguridad del Aeropuerto Jacinto Lara de Barquisimeto, tomaron nuevamente las instalaciones del Partido Socialista Unido de Venezuela en la calle 60 para exigir a los militantes de la tolda roja viviendas dignas para 35 familias que actualmente viven en las calles.
Cadenas y candados fueron colocados para evitar la salida y la entrada de personas a la sede del PSUV, mientras que con pancartas los ocupantes exigían a la militancia dar respuestas a las peticiones y problemas de un colectivo que no goza de los beneficios que profesa el presidente Hugo Chávez Frías.
Vanesa Pérez, una de las voceras del grupo de ocupantes, expresó que luego de cinco días del desalojo no han recibido ningún tipo de respuesta o solución a su situación.
“Estamos en la calle; llevamos cinco días durmiendo en plazas y en las aceras porque no tenemos a dónde ir con nuestros hijos. Ningún ente gubernamental nos da solución y nos sentimos traicionados por la alcaldesa”.
Indicaron que el pasado martes, tomaron una vivienda en la calle 42 con carrera 17, de donde fueron desalojados por funcionarios de la Policía de Lara, enviados por el gobernador.
“Estaban muy violentos y llegaron con antimotín; nos trataron como unos delincuentes cuando lo que tenemos es necesidad de vivienda. Necesitamos una solución habitacional y con urgencia, no para dentro de seis meses como lo anuncian. Nos dejaron sin nada y no tenemos un lugar para dormir”.
En respuesta a las declaraciones de los diputados y concejales oficialistas, los tomistas destacaron que en ningún momento han dado la cara y han ofrecido alguna solución para estas familias. Además, expresaron que no conocen ni están apoyados por los integrantes del Grupo FRIO.
Por su parte, Aura Escobar, otra de las afectadas, relató como, con esfuerzo, construyó su rancho, a pesar de encontrarse ocupando un terreno que no estaba apto para ello. Tiene tres hijos y se quedó prácticamente sin nada luego del desalojo.
Aseguran que permanecerán en la sede del PSUV hasta tanto no se entreguen las viviendas prometidas.
“Estaremos acá hasta obtener respuestas, porque ninguno de los gobernantes del estado, ni Amalia, ni Reyes Reyes se han acercado a ayudarnos. Tenemos dos meses en esta situación y nos sentimos abandonados y traicionados. No somos invasores ni delincuentes, sólo queremos una casa y un techo donde vivir”.

Fotos: Edickson Durán

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios