¿Venezuela, capital de La Habana o la traición a la patria?

Recientemente escuché por un medio televisivo, al presidente Chávez decir que Cuba y Venezuela tienen un solo gobierno, lo que significa que en este país, el país de Simón Bolívar, el gobierno dictatorial de La Habana también es el gobierno de Venezuela. Aceptarlo y decirlo con la convicción que lo dijo ¿no es traición a la patria? Callarse es complicidad. No quiero ser cómplice de tal aberración. Esa es la razón de este artículo.

Bolívar, conductor de mil batallas para liberarnos, junto a otras naciones del imperio español, seguramente nunca pensó que algún día habría alguien que en forma sumisa entregaría la soberanía en manos de otra nación y menos en manos de un sanguinario dictador que ha mantenido durante más de cincuenta años a nuestros hermanos cubanos sumidos en la miseria, y que ya en anteriores oportunidades había intentando, por vía militar, invadirnos, pero ahora la suerte le ha acompañado y como dicen los micros de Globovisión: “Aunque Ud., no lo crea” sí ha conseguido que un venezolano, sumiso a sus aspiraciones ha abierto las puerta del país, para lo que no logró con las armas, porque tuvo la oposición de unos militares dignos de la época, hoy todos hacen mutis y dejan hacer, sin importarles la entrega de la soberanía, conscientes de que es violatorio de nuestra Constitución Nacional
Es oportuno recordar el artículo de la Carta Magna: el 328, para ser más exactos, que en una de sus partes dice: “La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico mediante la defensa militar”. Más adelante continúa el mismo artículo: “En el cumplimiento de sus funciones está al servicio exclusivo de la nación y en ningún caso de persona o parcialidad política alguna”.
Lo más sorprendente de todo esto es que hemos escuchado a generales aisladamente hacer pronunciamientos políticos, sin embargo quisiéremos oír al Cuerpo de Generales y Almirantes haciendo un pronunciamiento al respecto, para tranquilidad de los verdaderos venezolanos.
Hacerse el loco con esas afirmaciones es cobardía, para decir lo menos y no es la hora de los cobardes. Habrá muchas amenazas, pero resistir es de venezolanos íntegros. Echemosno el miedo al hombro y adelante.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios