Un Gran Problema

Un gran problema
El aumento del pasaje en el transporte público es un problema para las personas que viajan a cualquier parte del país, cuando van a su trabajo o a la escuela. Hay que ‘bajarse de la mula’, para pagar el pasaje completo. Si no tienen la plata completa los bajan.

Jesús Yánez
*****************
La culpa es… de la inflación

Para nadie es un secreto que la inflación en Venezuela alcanza niveles alarmantes, y por ello, constantemente se hacen ajustes de los precios en muchos productos y servicios, debido a que los insumos utilizados no escapan de esta situación. En el caso del transporte público, los repuestos usados han sufrido un aumento de precios enorme, lo que conlleva a ajustar anualmente el pasaje respectivo. ¡Esa es la cruda realidad!

Neptalí Paredes
*******************
Aumento del pasaje
Lo ‘mismito’ del año pasado y, como siempre, la población es la que recibe el trancazo más grande. Todos se rasgan las vestiduras y hablan a nombre de un pueblo inexistente, porque cuando se trata de sus intereses, nada se interpondrá en los caminos de su ego. Desde que los alcaldes son electos por votación popular estos tienen o se han tomado la libertad de decidir el alcance del aumento del pasaje urbano; o lo que es lo mismo, ellos suben la tarifa del transporte colectivo a sus anchas.
Desde que se instalaron tanto el señor Aquino Monasterios y ahora Erick Zuleta en la directiva del transporte masivo, nadie le ha puesto el cascabel al gato. Estas personas paran el servicio cuando les da la gana, convulsionan la ciudad, siempre están en la cresta de la ola, caos por acá, caos por aquí y, como es costumbre, la ciudadanía paga los platos rotos; sin embargo, nadie arrima una al soberano. Solamente, al abrir ellos la boca, no tardan las autoridades en darles todo lo que solicitan, lo curioso es que casi todos le tienen ojeriza pero al asumir el poder le pega el Alzheimer y pasan agachado.
Desde luego, no se debe obviar que la inflación esta campante en Venezuela, y esto ha golpeado la economía de un modo bestial, que es imposible objetar todos aquellos aumentos que se requieren para cumplir con el equilibrio del menguado poder adquisitivo. Lo cumbre es que, nadie se explica por qué se hacen los paros y actividades, supuestamente reivindicativas, que ocasionan situaciones caóticas en las ciudades, ya que todos los burgomaestres, con cara de satisfacción, aprueban el aumento sin tomar en cuenta a la inmensa mayoría de los usuarios; se llenan la boca expectorando que consultaron al soberano, pero como sabemos, solo se reúnen con sus aliados irreflexivos que únicamente sirven como mampara para abultar las apariencias. Todo de antemano está cocinado, el aumento de que va, va. Al fin y al cabo, nadie suele en la actualidad oponerse.
Solo Orlando Fernández Medina, trató de impedir tantos atropellos por parte de los zares del transporte, hasta colocó detrás de las rejas al señor Zuleta, pero en su momento no contó con el apoyo suficiente, ni político ni del pueblo. Algo odioso de estas problemáticas es que los transportistas ofrecen mejorar el servicio pero, como vemos, esta peor cada día, ¡no mejora nada el enfermo! Total, ellos dicen, si el gobierno ofrece y no cumple, entonces, nadie les va a condenar por eso.
Esperaremos en cuánto aumentará la tarifa la alcaldesa, y veremos, de igual manera, la supuesta rebaja que se les hará a los artículos en los primeros días de abril. Todo es una paradoja, sólo queremos advertir que no estamos diciendo que no se deba aumentar la tarifa del transporte, porque pecaríamos de  irresponsables; es que la hiperinflación nos ahoga y los conductores no son la excepción. Lo único que pedimos es que, alguna vez, alguien se apiade del pueblo sin recurrir a triquiñuelas minoritarias, y aspiramos que, de una vez por todas, el soberano tome conciencia y se apreste a defender sus derechos, que no se deje seducir por ideologías baratas. ¡Amanecerá y veremos!
Rafael Ruiz
***********************
¡Qué se mantenga!

El precio del pasaje debería ser de los mismos, 3 bolívares. No debería ser modificado por las siguientes causas: la gasolina nunca aumenta; las unidades de transporte cada día dan mas asco, soy usuario en la mañana de la Ruta 5 Rosaleda, de la Ruta A, Ruta 6 o de los ‘rapiditos’, y todos presentan las mismas características, sillas sin tornillos, latonería podrida y, para completar, nunca las asean por dentro. Es decir que, ni para lavarla gastan. Por eso, como aquí no existe la renovación del parque automotor público y no se preocupan por mantener las viejas unidades en buen estado, me parece que 3 devaluados bolívares debería ser el precio ese servicio

Jimmy Escobar Barrera
*******************************
No es justo el aumento

Tomando en cuenta el servicio, su naturaleza de público, y por ende económico, este precio que quieren imponer los representantes de este sector es un abuso.
A diario se puede constatar que las unidades prestan un servicio pésimo, lleno de deficiencia, con asientos que da grima usarlos, con carrocerías destrozadas, con atención al público lleno de deficiencia (quizás el punto más crítico), cómo pueden pedir aumentar las tarifas, muy a pesar que la inflación devora todo.
¡No es justo! Yo, como usuario del servicio, me siento ofendido con el abuso de estos representantes del transporte “público” que manejan esa empresa como algo privado, en donde la voz del pueblo no tiene voto.

Martín Cáceres

***********************************

Relación precio-calidad

Todo servicio debería tener una relación entre la tarifa que cobra y los servicios que presta; en este caso, el servicio del transporte es uno de los que guarda mayores discrepancias en esta relación. Peor aun será el caso si les llegan a conceder el capricho de los representantes de este servicio quieren imponer, ¡6 bolívares por este servicio es una calamidad! Tendríamos que viajar con aire acondicionado, recibir un buenos días al montarnos y un hasta luego al salir, tendríamos que tener asientos con tres posiciones a selección del usuario, el esclarecimiento de las horas en las cuales pasará la unidad por una parada, la comodidad absoluta dentro de la unidad, esto jamás pasará.

Yelitza Ortega

*******************************
Quítenle el coroto de las manos

Esta sería una oportunidad de lujo para que el gobierno regional decida apropiarse del transporte público de las diferentes ciudades del estado. Hacer del servicio del transporte público un verdadero servicio de calidad, donde todas las unidades sean iguales, donde exista un sistema de transporte metropolitano que controle el gobierno local para poder tener a unos empleados públicos como conductores y no unas mafias que se han convertido en capos del transporte.
No entiendo por qué este servicio debe estar en manos de privados si es uno de los principales que usa la población. Debería ser un sistema enteramente del sector público, donde las paradas sean todas iguales, que te digan un itinerario del tiempo en el que pasarán las unidades por dicha zona, y así sea, donde el usuario se sienta respetado y, que el usuario no sea objeto de los abusos de unos choferes que, por apetencia personal, dejan a los usuarios donde sea para devolverse a iniciar el servicio nuevamente. ¡Esto es una anarquía total! Todos los inconvenientes con el servicio de transporte se solventarían si el gobierno le toma la mano y le pone orden al asunto.

Romero Martín

****************************

Tendría que ser gratis

Si tomamos en cuenta que, las personas que hacen uso de este servicio, deben esperar hasta una hora o más a la intemperie, montarse en unidades que están llenas de monóxido, contaminándose su cuerpo, sentarse en asientos donde se sienten todos y cada uno de los resortes por debajo de la tela, escuchar la música que le apetece a quien es dueño de la unidad, no poder reclamar que le baje volumen al equipo, esperar que lo bajen donde sea, y no poder reclamar sus derechos porque está expuesto a groserías y maltrato de parte del dueño, entonces, este servicio le queda debiendo al usuario.
Debería ser gratis, ya que las incomodidades del servicio y la falta de alternativa de calidad y a precio justo, ponen en 3 y 2 a los usuarios de este servicio.

José Camilo

*****************************
¡Dando y dando!

Estoy de acuerdo que aumente el precio del pasaje, pero debe ajustarse a la realidad económica que está atravesando nuestro país. Nosotros los usuarios tenemos que entender que también es una forma de trabajo y que es su sustento, pero a la vez tiene  que ser justo, para que no afecte tanto nuestro presupuesto. Aparte, deben mejorar el servicio y las unidades, ya que hay muchas en mal estado, causando molestias al usuario que no tiene más remedio que usarlas para poder llegar temprano a sus trabajos y hogares, olorosos a gasolina o a humo que expulsan esos vehículos o con la ropa rota cuando se bajan.
Es un llamado, a los directivos de las diferentes rutas que circulan por nuestra ciudad y a las autoridades municipales, para que colaboren en la mejora del servicio para que así, uno pueda pagar con gusto el precio del pasaje.

Andrea Vargas

********************
¡Es un mal necesario!

Tomando en cuenta que esto es el sustento de esos señores para llevar a sus casas comida, y el aumento de la inflación que se come el bolsillo del venezolano, es lógico y natural que el pasaje suba, en relación al alza de todos los precios de los servicios en el país.
Esto es el resultado de años de ineficiencia, donde las autoridades competentes no han podido tomar el volante con sus propias manos para controlar este problema que afecta al más necesitado, ya que el que tiene un vehículo no sale perjudicado, pero las personas de a pie son los que deben pagar hasta 50 bolívares diarios en pasaje, dependiendo las veces que salga y la cantidad de transporte que tome.
En consecuencia, tenemos en la actualidad un pésimo servicio lleno de vicios y un pasaje que resulta costoso para la mayoría del pueblo.

Rubén Camacaro

******************************

Cada quien tira para su lado

Es lógico que el sector transporte quiera aumentar el pasaje por sus servicios, ellos están defendiendo su beneficio (que no es poco). Es natural que cada quien vele por sus propios intereses, ni gafos que fuesen para, en vez de aumentar, bajar los precios por el mal servicio que prestan.
Sin embargo, nosotros, los usuarios, podemos tirar para nuestro lado, no queremos pagar un alto costo por tan mal servicio, no queremos ser estafados por estos conductores groseros que obligan a adaptarse a las condiciones que ellos imponen, quienes se paran en cualquier sitio para subir o bajar un usuario, a escuchar música al volumen que ellos quieren, a terminar la ruta donde a ellos le parezca, a cobrar lo que les da la gana y si exiges tus derechos te bajan, y a negarse a acondicionar sus unidades para brindar un mejor servicio.

Rodrigo Pérez

*******************************************
Precio hiperbólico

El aumento del pasaje me parece una exageración, debido a que no se ajusta al sueldo mínimo que cobra la mayoría de los usuarios de taxis y busetas. Aunado a esto, el más estado en que se encuentran las unidades de transporte público, sería bueno una ordenanza donde obliguen a los propietarios a mantenerla en buenas condiciones.

Carmen Martínez
*************************************

Próximo Tema:

¿Cuáles son las causas de la inseguridad en el país?

La situación de inseguridad que vive el país es crítica, a tal punto que ha obligado al gobierno nacional, plantearse una misión especial para tratar de contener el flagelo que vive el venezolano diariamente. Es por ello que deseamos saber su opinión en relación a este tema.
Envíenos sus opiniones antes del viernes 23 de marzo a [email protected] y serán publicadas en próximo lunes 26 de marzo en la página 2 del primer cuerpo, en la Página de los Lectores

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios