Apagón colectivo en Guaros de Lara

Un mal presagio de lo que se venía pareció suscitarse cuando, a punto de comenzar el segundo duelo entre Guaros de Lara (7-15) y Cocodrilos de Caracas (19-5), las luces del Domo Bolivariano se apagaron y hubo un retraso de 15 minutos. El apagón se trasladó a los 40 minutos de acción posteriores, en los cuales un irreconocible quinteto anfitrión fue barrido sin contemplaciones por el conjunto saurio, 96-76, en un juego presenciado por el coach boricua Tony Ruiz, en plena recuperación de su cirugía en el corazón.

Un pobre porcentaje en tiros de campo (38%), el acostumbrado mal de los tiros libres (de 24-11) y un rendimiento muy discreto por parte de la importación, incluido el regreso de Jermaine Walker a la rotación, sentenció desde muy temprano cualquier aspiración de división de honores para los dirigidos por el boricua Edmundo “Mundi” Báez, quienes esta vez no encontraron nunca el enfoque mental para responder al juego de transición y la defensa presionante propuesta por Néstor Salazar y sus pupilos.

Cocodrilos tomó ventaja de 21-13 en el propio primer parcial gracias a 11 de los 20 puntos de Cleotis Brown, el armado de Carl Elliott y los canastos de Juan Herrera y Windy Graterol. A pesar de que Pablo Machado embocó sus ocho puntos en esos minutos y trató de mantener a los suyos a flote, lo peor estaba por venirse.

Cocodrilos inició con un parcial de 12-0 en los primeros dos minutos (33-13) y Deivis Añanguren fue expulsado por protestarle una falta no sancionada al árbitro FIBA dominicano Reynaldo Mercedes. Kervin Bracho le sacó el jugo a sus minutos, fajado en la pintura y Heissler Guillent, ante la infinidad de triples errados por John Millsap y Jermaine Walker y el juego intrascendente de Smush Parker, trató de responder a 10 puntos de Jesús Centeno, pero el daño estaba hecho. Caracas mandaba ya 49-28.

Irremediable

Guaros salió del camerino con la misma actitud. No hubo juego colectivo, la defensa no pudo parar al rival y aunque entraron todos, los tiros nunca cayeron. Néstor Colmenares fue la figura de los visitantes en el tercer cuarto con siete puntos y a pesar de la reacción de Guillent con nueve de sus 18 puntos, los capitalinos extendieron su mando a 72-48.

Los diez minutos finales sirvieron a Juan Herrera, Windy Graterol y Jesús Centeno para completar el festín y a la banca de Salazar para ver algunos minutos. Guaros recortó la diferencia a 15 puntos (79-64) gracias a un fajador José Martínez, quien metió sus 13 puntos en el cierre, pero ya era tarde y el grupo bajó los brazos.

Los crepusculares no volverán a la cancha hasta el martes 27 y miércoles 28 de este mes, luego de la pausa del Juego de las Estrellas, cuando visiten a Gaiteros del Zulia en Maracaibo.

Foto: Daniel Báez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios