Misión Ribas alquiló y vencido el plazo no quería entregar: Propietaria de vivienda regresa a su casa por la fuerza

Agotados los canales regulares y transcurridos varios meses de paciencia, la señora Norkis de Álvarez tomó sus enseres y decidió regresar a su vivienda, la cual le debió ser entregada por sus inquilinos hace nueve meses.
“Decidí alquilar la casa a través de la Inmobiliaria Altavista del señor Pedro Orellana, quien me dijo que lo haría a Corpoelec. Sorpresivamente la casa fue entregada a la Misión Ribas”, narró la propietaria.
Vencido el plazo del contrato de un año y también la prórroga de seis meses, la dueña solicitó la desocupación del inmueble a fin de habitarlo nuevamente.
Pero esto no sucedió.
“El ingeniero Juan Alexis Rivero, presidente de Corpoelec en Lara, nunca quiso atenderme. Sólo lo hizo su abogado”, agregó.
La prórroga del alquiler se venció hace nueve meses, tiempo en el cual la propietaria no ha recibido ni un bolívar por concepto de arrendamiento.
La serie de inconvenientes y la poca disposición de las autoridades de ejecutar la medida de desalojo de los inquilinos pese a los documentos existentes, obligó a la familia dueña de la vivienda a meterse a la casa e instalarse con todo y enseres.
La coordinadora en Lara de la Misión Ribas, profesora Carmen Pastora Reyes, les ofreció una habitación y una porción del garaje, pero la dueña no aceptó.
“Esta casa es mía y lo que observo es que está muy deteriorada. Los cuartos son oficinas, las paredes estaban llenas de afiches de la revolución, el garaje es un completo depósito y la cocina estaba prácticamente dañada”, señaló Norkis de Álvarez.
La afectada con este retraso en la entrega de la casa explicó que bajo ningún concepto obstruirá el retiro del mobiliario de oficina y demás material de la Misión Ribas.
Sin embargo, solicitó públicamente la presencia de un fiscal del Ministerio Público para que acompañe a la coordinadora Reyes al retiro del material.
Ayer pudo observarse la presencia de obreros de la construcción en la vivienda, quienes intentaban destapar las tuberías de los baños, limpiar los espacios y recuperar la apariencia inicial de lo que fue una vivienda familiar.
A las afueras de la residencia permanecieron durante la mañana de ayer los trabajadores de la oficina de la referida misión gubernamental, quienes no pudieron efectuar su acostumbrada jornada laboral.
La coordinadora se encontraba en el lugar, pero se retiró al percatarse de la presencia de este medio de comunicación.

Fotos: Elías Rodríguez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios