Cinco Años sin Dori Parra

Este jueves 22 de marzo se cumplen cinco años de la partida a la inmortalidad de la dirigente de Acción Democrática Dori Parra de Orellana, ejemplar líder regional de la organización socialdemócrata y su partido invita a honrar su memoria con una misa y una ofrenda.
Por ello celebraremos una misa en la iglesia de la Inmaculada Concepción, frente a la plaza Bolívar, a las diez de la mañana, y al finalizar nos trasladaremos al cementerio metropolitano para una ofrenda en la tumba que guarda sus restos.
Doña Dori, como la llamaban los larenses con cariño desde muy joven participó en las acciones políticas por la conquista de los derechos igualitarios de la mujer, en la continuación de la herencia política de los tiempos cuando el partido promovió en la Asamblea Constituyente el derecho femenino al sufragio para la elección del presidente de la república y los representantes a los cuerpos deliberantes.
De sus luchas Dori Parra dejó huella imperecedera y ejemplo de firmeza. Cuando fue prisionera de la dictadura militar del general Marcos Pérez Jiménez, en la cárcel dio innegables muestras de valentía al soportar con estoicismo las torturas a las que fue sometida por los esbirros del régimen para que delatara a sus compañeros de la resistencia.
Al retorno de la democracia, doña Doris Parra sobresalió como la gran luchadora democrática con el respeto de sus conciudadanos y de inmediato se incorporó a las tareas de la conducción política con inquebrantable vocación de servicio a su pueblo y muy especialmente a las mujeres emprendedoras de las comunidades populares, quienes encontraron siempre en ella respaldo y apoyo a sus solicitudes.
Por donde quiera que vayamos, en la ciudad la recuerdan y la nombran con cariño y respeto, encontrando también la huella imperecedera en sus obras tanto en acciones por las libertades públicas, como en el espíritu de servicio a los más necesitados, que le fuera reconocida como Mujer de Venezuela.
Fue concejal, presidió el entonces Concejo Municipal de Iribarren. Fue diputada y senadora de la república y gobernadora del estado, dejando ejemplo de rectitud y capacidad de trabajo.
“Lo que yo represento para la colectividad es el resultado de esfuerzos y desvelos que hemos venido acumulando a través de largos años de lucha, de rectitud y lealtad, principios que deben mantenerse para salvaguardar la ética partidista frente al éxito fácil, venido de la suerte, del oportunismo y de las deslealtades”, dijo Doris una vez.
Nuetros respetos y palabra de admiración para ella.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios