Cardenales sin alzar vuelo

Cardenales Lara tuvo otra semana para el olvido. La novena que dirige Pedro Grifol solo pudo conquistar un triunfo en seis presentaciones -cinco en casa- para ocupar el último lugar de la clasificación con registro de cuatro victorias y 11 derrotas.

El conjunto crepuscular no consigue la fórmula para hilar una racha ganadora. Los tramos finales de los encuentros se convirtieron en un verdadero dolor de cabeza para la organización, mientras la ofensiva sigue sin carburar en los momentos de apremio.

A pesar del desastroso inicio, en el que solo se ha conseguido una victoria en el nido larense, Cardenales se mantiene a solo dos juegos de la clasificación y un saldo positivo en la cuarta semana podría meterlos de lleno en la pelea.

Es cierto que la temporada es joven, pero las cifras son alarmantes. No se liga el batazo con corredores en circulación y el bullpen sigue tambaleante, sin poder sostener las diferencias.
Con cinco de seis compromisos en casa durante el lapso anterior, Lara tenía una buena posibilidad de remontar en la tabla, pero el estadio Antonio Herrera Gutiérrez se convirtió en un ambiente hostil para la tropa de Grifol.

“El año pasado fuimos un equipo fuerte en casa. Era complicado para el resto sacar buenos resultados en este estadio”, dijo el estratega de origen antillano la semana anterior. “No hemos ejecutado bien las cosas dentro del terreno y se nos escaparon cuatro o cinco juegos que debíamos ganar”, analizó.

Grifol reconoce que dentro del dugout se siente la presión al no conseguir los resultados, pero respalda a sus peloteros y confía en que más temprano que tarde el equipo se va a estabilizar. “A veces solo basta un par de buenos innings para levantar el ánimo y salir del mal momento”.

No está en duda la garra y la entrega de los jugadores. Todos coinciden en que día a día salen a trabajar y dejan todo en el terreno para lograr los triunfos.

Esa entrega se palpa en cada juego, cuando la ofensiva no baja los brazos en ningún momento y busca darle caza al rival. El problema radica en que no se logra aguantar los resultados y cuando se produce para igualar los encuentros, o al menos ponerse cerca, el contrario responde y vuelve a despegarse.

Cardenales sufre en el último tercio de cada juego. A juicio del coach de pitcheo, Oswald Peraza, varias situaciones influyen para que el bullpen rojo sea uno de los más castigados del certamen.

“Las restricciones nos juegan una mala pasada. No se trata de buscar excusas, pero es complicado estabilizar a un bullpen cuando tienes tantas limitaciones. Además que no contamos con lanzadores como (Luis) Avilán, (Yoervis) Medina y (Danny) Farquhar, quienes estuvieron la temporada anterior, pero el gran desempeño en Grandes Ligas no les permite acompañarnos en este momento”.

En la tercera semana, el relevo permitió 27 anotaciones en 31.2 entradas, para una alarmante efectividad 7.07. Para colmo de males, los abridores -que habían estado solventes en las primeras de cambio- bajaron el rendimiento al tolerar 14 rayitas en 23.0 innings (5.48).

El pitcheo se combinó para 6.75 en la semana. Esas infladas cifras, sumadas a una producción ofensiva de .250 dieron como resultado cinco reveses en seis salidas.
Destacan las actuaciones de Oswaldo Navarro y Paulo Orlando, además del siempre rendidor Joc Pederson.

El infilder (Navarro) recibió nuevamente el chance de estar a diario en el lineup y respondió con ocho carreras producidas en la semana, además de dos cuadrangulares, seis anotadas y promedio de .391.

El brasileño Orlando no se quedó a tras y sacó la bola del parque en par de oportunidades, una de ellas para dejar en el terreno a Tiburones de La Guaira y capitalizar la única alegría de la cueva roja en la semana.

Por su parte, el estadounidense (Pederson), se mantiene como el bateador más consistente del equipo y continúa con un elevado porcentaje de embasado. Para muestra, los 12 boletos tomados que le permitieron llegar a 26 en la campaña, líder indiscutible en ese departamento. Además largó par de bombazos y terminó con promedio de .294.

A Oriente

La cuarta semana para los pájaros rojos inicia con una gira de dos compromisos en suelo margariteño frente a Bravos. El estadio Nueva Esparta se convirtió en un parque complicado para Cardenales en los últimos cuatro años, pero para salir del mal momento, el equipo está obligado a revertir esa situación.

El zurdo Anthony Vásquez y el derecho Chris Jakubauskas están anunciados para abrir esos cotejos.

Luego de los dos choques frente a la novena insular, siguen dos enfrentamientos en casa contra Caribes de Anzoátegui, mientras el fin de semana cierran frente a Águilas del Zulia en el parque Luis Aparicio de Maracaibo (sábado y domingo).

Roster

El roster de 36 jugadores contará con la presencia de Luis Jiménez, Johnny Montoya y Mario Martínez. El bobareño jugó en la liga paralela el pasado lunes y este martes tiene previsto tomar parte en un choque interescuadras; se espera que debute los últimos días de la semana.

El zurdo César Jiménez aún no está en condiciones de trabajar, por lo que no ha sido incluido en el roster. El relevista siniestro es una pieza vital en el bullpen de Cardenales. Por su parte, Robert Pérez presenta una contractura en el femoral derecho y será evaluado día a día, mientras Jesús Montero sufrió el sábado una contractura en músculo semitendinoso, además presenta una sobrecarga pectoral.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios