Rudy Márquez hizo su sueño realidad

El eterno romántico regaló un concierto memorable en conmemoración de sus 50 años de carrera artística, donde estuvo acompañado por la Orquesta Sinfónica de Venezuela, bajo la batuta de Rodolfo Saglimbeni.

Emocionado celebró 50 años de carrera artística el eterno romántico de Venezuela, Rudy Márquez, quien ofreció un emotivo concierto en la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño (TTC), escenario donde lo acompañó la Orquesta Sinfónica de Venezuela (OSV), bajo la dirección de Rodolfo Saglimbeni.

La sala estaba en llena, lo que regocijó al cantante, ya que había confesado que si llenaba la sala “se daba por pagado”, era un sueño hecho realidad. Comentó que tenía dos años tratando de hacer ese concierto en el TTC, pero no fue sino hasta este año cuando alcanzó la realización.

El espectáculo comenzó a las 8:20 pm. con la entrada de su hijo, Rubén Márquez, quien se lució -en solitario- con su guitarra, en el proscenio, antes de abrir el telón. Luego se corrieron las cortinas y se apreció a la OSV, su director y a Rudy Márquez. “Buenas noches. Gracias por estar aquí. Estoy encantado de saludarlos. También a mi hijo Rubén Márquez que les dio la bienvenida”.

Enfatizó que el concierto tenía un orden específico que trataría de cumplir, aunque no podía dejar de pasar la ocasión para expresar la satisfacción que sentía de saber la presencia de la Primerísima Mirla Castellanos en la sala.

“Este es un momento extraordinario, y es una gran sorpresa que una gran artista venezolana, una consentida como Mirla Castellanos esté aquí esta noche. Aplausos para ella. No te imaginas la emoción que siento al verte aquí. Ella es la Primerísima de este país”, manifestó el artista.

Márquez siguió el repertorio como lo señalaba el programa de mano, pero antes de cada tema se tomaba unos minutos para hablar de cada uno. Comenzó su lista con el tema Concierto para un amor que termina. “Mi segundo tema fue mi primer éxito disquero como solista”, y se escuchó Háblame Suavemente. “Esta noche es íntima y especial entre nosotros”, acotó el artista que el próximo 7 de diciembre cumplirá 71 años.

Siguió Mi Razón y Quién Fue, este último “donde rockeamos un poquito”, al rememorar sus primeros pasos de carrera musical, cuando formó parte de varios grupos de rock venezolano, los cuales le permitió brillar en el extranjero.

“El próximo tema me abrió muchas puertas”, señaló Márquez, e interpretó Sombras. Luego siguieron temas que fueron escritos por el consagrado compositor español Manuel Alejandro, “quien iba venir al concierto, pero a último momento tuvo un problema de salud y no pudo asistir”; sin embargo, leyeron unas palabras muy emotivas que hizo llegar a Rudy y él compartir con los presentes.

Siguieron los éxitos

Se escuchó Será y No lo puedes negar, del cual confesó que esta era su “canción preferida, es especial, tiene algo”, dijo entre suspiros. Los aplausos no descansaban y siempre amenizaban la amena velada. Entre muestras de admiración y respeto, con flores y frases como: “Rudy te amamos”, “Eres grande Rudy”.

Contó que en 1976 visitó España y conoció a Manuel Alejandro, quien ahora es un gran amigo, un respetado compositor, quien a sus 80 años, está grabando un nuevo disco. Siguió El amar y el querer, Juro por mi vida, Mis años con ella y Memorias, donde el público lo acompañó con el movimiento de sus manos, petición que hizo el cantante, y ellos como súbditos, siguieron embelesados.

Luego interpretó La noche de tu Boda y Amor no fumes en la cama, este último forma parte de su nuevo disco, que aunque no está a la venta todavía, porque no ha conseguido la manera de ser distribuido, está listo y se titula Rudy Márquez Hoy.

Rememoró que el reto de cantar en ese teatro fue luego de haber visto, hace muchos años atrás, una presentación de Alfredo Sadel, donde cantó con la misma orquesta y el mismo director, desde ese día se prometió que un día él haría un concierto así.

Acercándose al final del espectáculo interpretó Insoportablemente Bella y cerró con su éxito Tú Ana María. El público despidió a su ídolo de pie.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios