Falta cohesión en Cardenales

Jugar para .500 no es un negocio rentable para Cardenales de Lara. El equipo se mantiene en el foso de la clasificación luego de sumar dos triunfos y dos derrotas durante la quinta semana de acción en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional.

El equipo mostró dos caras en el lapso que va del martes 5 al domingo 10 de noviembre. Jugó muy bien sus dos compromisos en casa, pero fue barrido en los dos cotejos disputados en territorio oriental.

La inconsistencia sigue presente en la novena que dirige Pedro Grifol y eso se refleja en el registro de nueve triunfos y 16 derrotas en 25 compromisos. El propio estratega lo dijo durante la semana: “Hemos lanzado bien en algunos juegos y se han perdido, también hemos bateado mucho en otros que no se pudieron ganar. Incluso hay juegos en los que hemos lanzado y bateado bien, pero la defensiva no pudo hacer el trabajo. Yo no puedo culpar a un aspecto en específico”.

Para colmo, Cardenales inició un juego en la semana con ventaja de dos carreras frente a Tiburones en el propio primer episodio, pero el torrencial aguacero evitó que ese choque pudiera desarrollarse y fue pospuesto.

De haber concretado ese lauro, los pájaros pudieron iniciar la semana con 2-0 y conseguir el anhelado envión anímico que tanto le hace falta al equipo. Pero lejos del alzar el vuelo, fueron barridos por Caribes de Anzoátegui en el estadio Alfonso “Chico” Carrasquel de Puerto La Cruz.

“No estamos muy lejos, pero tampoco hay tanto tiempo para decir que nos podemos relajar. Nosotros tenemos que realizar los ajustes inmediatamente y comenzar a ganar juegos de pelota, porque eso es lo único que va a salvar la temporada”, reconoció el mandamás de la novena crepuscular, quien además fue enfático en asegurar que “no hay pánico” pero sí es urgente lograr una buena racha ganadora.

“Si se logra una racha buena salimos del mal momento. A pesar de todo estamos bastante cerca y cualquier descuido del resto de los equipos nos puede beneficiar”.

El trayecto

La semana inició de la mejor manera, con un triunfo convincente frente a Bravos de Margarita en el Antonio Herrera Gutiérrez el martes. Chris Jakubauskas lanzó en gran forma durante siete entradas y solo se equivocó en par de envíos que terminaron en las gradas. Afortunadamente las conexiones de Maximiliano Ramírez y Alberto González fueron sin corredores en circulación y el conjunto rojo se llevó el triunfo con pizarra de seis anotaciones a tres.

Fue la mejor manera de celebrar el retiro del número dos jugadores históricos de la organización: Luis Sojo (8) y Edwin Hurtado (38). La tropa de casa lució engranada en todo momento, con buena defensa, batazos oportunos y un relevo solvente.

Robert Pérez y Jesús Montero lucieron en casa, al igual que Anderson De La Rosa y Oswaldo Navarro, quienes se encargaron de producir las carreras necesarias para la victoria.
Al día siguiente, se presentó la lluvia en el estadio Universitario de la ciudad capital, cuando Cardenales había tomado la ventaja en el propio primer episodio con un dantesco cuadrangular de Joc Pederson.

El equipo se trasladó al oriente del país, un territorio hostil para la novena larense en los últimos años y que en esta oportunidad no fue la excepción. Lo más doloroso fue la manera como se perdió el primer choque frente a La Tribu. Se desperdició un buena presentación del abridor Red Patterson y una reacción que metió al equipo en los papeles en el octavo episodio, coronada con un doblete de Tomás Pérez que puso al frente al equipo 5-4. Previamente Caribes se había colocado en ventaja con par de rayitas marcadas.

Por la manera como se dio el choque, la novena larense parecía enrumbada a conseguir la reacción que tanto anhela, pero el bullpen volvió a fallar.

Néstor Molina ingresó para poner el candado al juego y recibió un dantesco cuadrangular de Cory Aldridge que igualó las acciones, acto seguido Alexi Amarista y José Gil se encargado de definir el encuentro a favor de la causa local al dejar en el terreno a Lara.

El viernes el juego se fue por una sola calle. Falló el abridor Anthony Vásquez, mientras Scott McGregor tampoco pudo contener el ataque rival, al tiempo que la ofensiva fue neutralizada para una derrota 11-1.

El sábado la lluvia fue protagonista en la ciudad de Barquisimeto y no se pudo cumplir el juego contra Caracas. Finalmente, en la jornada dominical, Tomás Pérez respondió nuevamente como bateador emergente y en el noveno capítulo pegó el sencillo que dejó en el terreno a los Tigres de Aragua.

Jakubauskas destacó por segunda apertura consecutiva, aunque no pudo llevarse el triunfo porque Edwin Escobar permitió un largo cuadrangular de Oswaldo Arcia en el séptimo tramo. Sin embargo, Néstor Molina retiró a los seis bateadores que enfrentó -tres de ellos por la vía del ponche- para acreditarse su primera victoria de la temporada.

A despertar

La sexta semana de la LVBP inicia este martes y Cardenales tiene la obligación de conseguir su primer saldo positivo para iniciar la remontada. En el trayecto se presenta una bonita oportunidad de dar caza al quinto puesto, ocupado por Leones del Caracas, equipo al que Lara se medirán en cuatro oportunidades, tres de ellas en el parque de la UCV.

Los otros dos duelos son frente a Tigres de Aragua y Tiburones de La Guiara, ambos en el nido crepuscular.

En números

Cardenales no tuvo una buena semana ofensiva. En colectivo, el equipo apenas bateó .236, con 29 cohetes en 136 turnos. El pitcheo abridor dejó efectividad de 3.98, producto de nueve carreras limpias en 20.1 entradas, donde destacan las labores de Patterson y Jakubauskas.

En tanto, el relevo aceptó 12 rayitas en 14.0 tramos para inflar la efectividad a 7.71. El colectivo tuvo ERA de 5.50.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios