Academia de Medicina cuestiona a médicos integrales comunitarios

La Academia Nacional de Medicina exaltó la calidad y reconocimiento internacional de los galenos egresados de las universidades venezolanas, frente a la “ofensiva” e “inmadura” declaración del ministro de Educación, Héctor Rodríguez, quien condenó a los nacionales frente los médicos cubanos que ejercen en el convenio binacional.

Así lo señala un comunicado emitido este lunes, firmado por los integrantes de la institución presidida por el Dr. Rafael Muci-Mendoza, en el que corrigen al funcionario del Estado.

“Manifiesta públicamente el ministro Rodríguez una opinión infundada, un juicio de valor impropio, una injusta agresión contra los médicos y la medicina venezolana, solo explicable como producto de la juventud, de la inmadurez, de la vehemencia política, que perturba la capacidad de análisis y la ponderación de las palabras. O quizás una combinación de las anteriores”, indica el documento.

“Con relación a la experiencia, ignora ministro que los estudios médicos en Venezuela tienen una larga, meritoria y fructuosa tradición de dos siglos y medio, durante los cuales se ha asistido a un avance progresivo y continuo que la llevó a ser respetada en el concierto de las naciones, y que se detuvo e inició una vergonzosa regresión hace cerca de tres lustros cuando se diseñó un ataque continuado e inmisericorde hacia el médico venezolano con la intención de desprestigiarlo ante el colectivo y despojarle injustamente de su altruismo”, agregó.

Así mismo, “le recordamos que todos los médicos venezolanos nos formamos en universidades públicas, y aprendimos el arte y la ciencia clínica en hospitales públicos, aprendimos de nuestros sufridos pacientes, a respetarlos, a honrarlos, a dedicarle los mejores cuidados posibles (…) aun cuando existieran crueles privaciones de recursos para atenderlos, como los que ocurren de manera agravada en el momento actual”.

Estudios “paralelos”

De igual forma, la Academia de Medicina desestimó los estudios que se imparten en la Universidad Bolivariana como parte del programa de Medicina Integral Comunitaria.

“Como parte de esta estrategia destructiva e innoble, en la Universidad Bolivariana, sin facultad de medicina conocida se crearon estudios médicos improvisados y paralelos con producción masiva, cuyo pensum es deficiente y similar al de carreras similares que se cursan en Cuba, con un alto contenido ideológico, diseñados a espaldas del Consejo Nacional de Universidades y confiados a la Misión Médica Cubana”, señala el pronunciamiento.

Cuestionan los académicos que los estudios que allí se imparten se hacen “sin pruebas de selección de aspirantes, ni profesores reconocidos, llevados a cabo en forma fraudulenta para formar profesionales de atención primaria de salud”.

“Evaluaciones posteriores han puesto de manifiesto la carencia sustancial de formación en diversas áreas del conocimiento médico, un muy bajo desempeño en sus pasantías cuanto a la calidad del acto médico y la falta de dominio y competencia clínicas indispensables para el diagnóstico y adecuado tratamiento, percatándose la incapacidad técnica para la atención de pacientes”, afirmó la Academia Nacional de Medicina.

Finalmente, alertaron sobre un “nuevo fraude que parece gestarse con “potenciales consecuencias nefastas para los enfermos”, con lo que se refirió la academia al posgrado de Medicina General Integral, que anunció el ministro de Salud la semana pasada para 6.285 estudiantes.

“Siendo improvisado, más que una solución, generará problemas de alcances no conocidos pues es desacertado estimular en forma precoz la migración desde la medicina de primer nivel hacia la especialización en áreas clínicas”, advirtieron los profesores.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios