La adversidad triunfa en los Oscar con «12 años de esclavitud» y «Gravity»

La 86º edición de los Premios Oscar honró a las películas sobre adversidades y proezas. Como es tradición, el Teatro Dolby de Hollywood fue el escenario.

La irreverente Ellen DeGeneres fue la conductora. 46 estrellas presentaron las 24 categorías que competían por un galardón la noche del domingo.

Los Premios Oscar rindieron tributo a los hitos musicales del séptimo arte. También recordaron a los héroes de la pantalla grande.

12 años de esclavitud, el crudo drama sobre un negro vendido como sirviente, dirigido por Steve McQueen y producido por Brat Pitt, se llevó el premio más esperado como “Mejor película”. Además fue la vencedora por “Mejor guión adaptado” y “Mejor actriz de reparto” a Lupita Nyong’o.

Y el drama espacial Gravity, del mexicano Alfonso Cuarón, se alzó con siete estatuillas: “Mejor director”, “Mejor mezcla de sonido”, “Mejor montaje de sonido”, “Mejor banda sonora”, “Mejor fotografía”, “Efectos visuales” y “Mejor montaje”.

La gloria por primera vez

Frozen le concedió a Disney la gloria del Oscar por primera vez en la categoría “Mejor cinta animada”. Y además se llevó el galardón por “Mejor canción original” con el hit mundial Let it go, original de Robert López y Kristen Anderson-López.
Frozen tiene el presupuesto más abultado en la historia del famoso estudio, con 150 millones de dólares en costos de producción.

A Mathew McCounaghey le sentó bien el cambio de la comedia por el drama y en su primera nominación al Oscar, fue el vencedor como “Mejor actor”, una categoría que estuvo reñida con Leonardo DiCaprio (El Lobo de Wall Street), Chiwetel Ejuifor (12 años de esclavitud), Bruce Dern (Nebraska) y Christian Bale (Escándalo Americano).

Por cuarta ocasión, Leonardo Di Caprio pasó desapercibido en esa categoría. Los cinéfilos no se hicieron esperar y por las redes sociales señalaron que nuevamente, la “mala racha” del actor perjudicó la cinta de Martin Scorsese. “Tampoco fue la hora de Leo”, dijo la AFP sobre la historia entre el actor y el esquivo Oscar.

Era de esperarse

En los Oscar habían favoritos indiscutibles. Sucedió con Cate Blanchett, quien tuvo un regreso triunfal, según la crítica. Su papel en Jazmín Azul le concedió otro Oscar como “Mejor actriz”.

En la categoría de “Mejor actor”, Mathew McCounaghey también lideró los pronósticos. El drama sobre enfermos de Sida que luchaban por un tratamiento en Dallas Buyers Club, arrebató tres de las seis estatuillas por las cuales, incluyendo “Mejor actor de reparto” y “Mejor maquillaje y peinado”. Curiosamente, el monto destinado al maquillaje de esta cinta era totalmente reducido.

La adaptación de la novela publicada en 1925, El Gran Gatsby, ganó en los dos apartados por los que fue postulada, “Mejor diseño de producción” y “Mejor vestuario”.

El film de ciencia ficción Her, que recrea el romance entre un hombre y su computadora, fue galardonada en el renglón “Mejor guión original”. Spike Jonze escribió y dirigió la hermosa historia protagonizada por Joaquin Phoenix.

Oscar con acento latino

La gala de los Oscar tuvo acento latino. La campaña de tuiteros criollos rindió frutos cuando Jared Leto, el primer laureado de la noche en la categoría Mejor actor de reparto por su papel de transexual en Dallas Buyers Club, dedicó unas palabras a Venezuela y Ucrania consecuencia de la ola de protestas de disidentes. Su mensaje llegó a 1.000 millones de hogares en 200 países del mundo. Otro triunfo para la oposición de este país que movió sin cesar la etiqueta #OscarsForVenezuela.

“Cuando ustedes luchan para que sus sueños se hagan realidad, estamos pensando en ustedes”, dijo el músico que regresó a la actuación y se llevó el máximo galardón de la industria.

Y México se coronó en los Oscar gracias al cineasta Alfonso Cuarón, director de Gravity, y a la actriz Lupita Nyong’o (criada en Kenia), del reparto de 12 años de esclavitud. Como si se tratara de un hecho inédito, la nación vecina de Estados Unidos se catapultó en la noche más esperada del séptimo arte. Pero eso no es todo. Alfonso Cuarón también se convirtió en el primer latinoamericano en llevarse la estatuilla en el renglón “Mejor director”.

Europa victoriosa

El joven director Paolo Sorrentino cautivó a la Academia con su homenaje cinematográfico a Roma y Fellini titulado La Gran Belleza. Italia volvió a la palestra con el Oscar por “Mejor película extranjera”. “Habían pasado 16 años desde el último premio para Italia (desde La vida es bella)”, comentó rtve.es. Ahora ese el país con más estatuillas, 14 en total, en la categoría de habla no inglesa.

El “Mejor cortometraje de animación” no fue para Disney. Mr. Hubbot, una producción de Luxemburgo triunfó en ese apartado.

Helium, un trabajo de bajo presupuesto hecho en Dinamarca, fue el campeón en “Mejor cortometraje”.

Otros trabajos ganadores de la noche más esperada de Hollywood fueron el cortometraje documental The lady in number six, un recorrido por la vida de Alice Herz-Sommer, quien era la sobreviviente más longeva del Holocausto y falleció justamente hace una semana, a los 110 años.

El Oscar a “Mejor documental” se lo llevó 20 feet from stardom.

Las derrotas del Oscar

Los Oscar también dejaron sinsabores. Entre las derrotas se encuentra Escándalo Americano, que tuvo 10 nominaciones a la par de Gravity, pero quedó sin Oscar. Lo mismo pasó con Capitán Phillips y Nebraska, ambas con seis nominaciones y El lobo de Wall Street, con cinco.

El selfie que hizo historia en Twitter

Un «selfie» con Brad Pitt, Julia Roberts, Meryl Streep y Jennifer Lawrence, entre otras estrellas que asistieron este domingo a la ceremonia del Oscar en Hollyood, se volvió viral y superó el récord de retuits marcado por una foto de la reelección de Barack Obama.

El autorretrato tomado con un teléfono móvil de la conductora de la gala Ellen DeGeneres, en el cual actores como Kevin Spacey, Bradley Cooper y la actriz Angelina Jolie en primera fila se divierten como niños, había sido retuiteado más de 2,1 millones de veces poco menos de dos horas después de haber sido publicado en la red social Twitter.

“Si el brazo de Bradley Cooper hubiera sido más largo. La mejor foto de todos los tiempos”, escribió a modo de leyenda al publicar la foto DeGeneres, quien alentó al público a difundir inmediatamente esa fotografía para que se transformara en el tuit más difundido de la historia.

Fuentes consultadas: AFP y rtve.es

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios