Por la puerta del sol – Hasta el final

Coraje y acción principales productores de la energía que se necesita en momentos de crisis, para enfrentar lo que venga.
No hay deleite más grande para la conciencia que seguir en esta senda luchando por la libertad del país de los hijos y de los nietos. No arredra la lucha, no falta la voluntad, no hay cobardía ni temblor en las manos para pararse frente al opresor y elevar el tricolor, sin miedo ante las armas que emplea en contra de la población. De la misma manera estamos dispuestos a defender hasta el final, la libertad informativa y veraz de los medios impresos.
El odio, la violencia y la inseguridad han roído durante quince años hermandad, piel y alma de la patria. Nos cansamos de obedecer macabras e inicuas leyes hechas a la medida de los opresores, constantes y crueles hambreadores del pueblo. Su desprecio hacia la población aplicado en infinidad de ocasiones, ha demostrado que no tienen el mínimo reparo en emplear toda la fuerza del Estado para acallar las voces de protesta y justos reclamos. El pueblo tiene hambre de justicia y hambre de comida.
En su violento dominio cada día se preparan y precipitan nuevas incursiones, nuevas arremetidas contra el espíritu y corazón del pueblo cansado de tantos atropellos, de tantos golpes, tanta miseria, perenne escasez, evidente incapacidad y ninguna solución a sus angustias y necesidades.
Cuando los dictadores no logran ver ante sí a todo el pueblo arrodillado, desatan sus odios e intolerancias de la forma más encarnizada y cruel. Duermen como bebés, se divierten y ríen ante el sufrimiento de sus indefensas víctimas.
Héroes de ayer y de hoy han alzado con gallardía sus voces de protesta en contra de los autócratas, cuya costumbre ha sido siempre arrastrarlo todo hasta el fango.
La libertad de ideas es la más alta actividad de la mente humana, razón por la que se sublevan y rebelan los pueblos en contra de quienes pretendan suprimirlas, degradando su condición humana. A nadie le gusta que le digan cuánto debe comer, menos que le digan cómo actuar y qué debe obedecer, tampoco aceptará que un gobernante se tome el derecho de regimentar sus pensamientos y creencias.
En amargos tragos que lastiman el miedo hizo su entrada, pero se encontró con una juventud dispuesta a defender su futuro, valentía con la que no contaban y les ha sido imposible vencer.
El pueblo ha hecho sonar las trompetas de su rebeldía como un derecho plasmado en la Constitución. A muchos les ha costado la vida. “Mamá: Iré a luchar por Venezuela, si no vuelvo me fui con ella” (Bassil Alejandro DaCosta. Estudiante mártir de la libertad, muerto de un disparo en la cabeza el Día de la Juventud, 12 de Febrero del 2014)
Por la libertad de todos, por la de prensa y por el derecho de EL IMPULSO a informar la verdad, estaremos los articulistas de este medio luchando en contra de la represión del régimen fascista, unidos Hasta el final.
amandavictoria2003qyahoo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios