Compradores denuncian irregularidades en las colas (Fotos)

Con un día de anticipación, salen las personas a los principales supermercados de la ciudad de Barquisimeto, con el fin de obtener electrodomésticos y productos de la cesta básica, a precios regulados.

Como es el caso de Moycar Chacón, quien estuvo desde las cinco de la tarde del día jueves, en un reconocido supermercado ubicado al oeste de la ciudad, para poder comprar en la tarde del viernes, “televisores de 42 pulgadas a un precio muy barato”, pues en algunos locales comerciales del casco central “se consiguen hasta en 90 mil bolívares, mientras que aquí, esos mismos están en 9 mil bolívares” comentó.

Sin embargo, Chacón acotó la falta de orden existente en las colas. “Hay una mafia que colea a la gente. Llegan en grupos de seis o siete personas amenazando con robar, se meten delante de nosotros y no podemos hacer nada”.

Con el fin de buscar solución a este problema, “nos marcamos números en los brazos”, no obstante, funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) rechazaron este orden planteado por los mismos ciudadanos porque “cualquiera se escribir un número por delante de otro para pasar más rápido”, declaró.

Por otra parte, Eli Martínez, rechazó la falta de autoridad, “en una cola hacen cuatro filas para colearnos a todos los que estamos para atrás y la guardia no hace nada al respecto”.

Martínez destacó, demostrando temor, que “Ayer hubo hasta disparos para robar a la gente que salía de comprar sus televisores. Así que tengo que llamar a alguien que me busque para evitar esto”.

Habían dos colas, una para las personas de la tercera edad y discapacitados, y otra para aquellos que iban solamente por los electrodomésticos.

La cola de la tercera edad y discapacitados inició a las seis de la mañana de ayer, cuando fue que comenzaron a llegar con la esperanza de no conseguir cola.

Una señora discapacitada, quien no quiso dar su nombre, convulsionó por el calor de las 11 de la mañana, intentó pasar hacia el estacionamiento del establecimiento para evitar la exposición al sol, le mostró el carnet de discapacidad a la guardia que estaba en la puerta y esta no le permitió la entrada respondiéndole “ese no es mi problema que esté enferma” denunció.

En otro supermercado de la ciudad, los mismos trabajadores salen a repartir números de papel para no marcar a las personas y también evitar que se coleen.

Hay quienes tienen que hacer hasta tres colas para obtener algún producto como champú, jabón de lavar, suavizantes, entre otras cosas. La primera es para ingresar al establecimiento, la segunda es cuando entran al estacionamiento del lugar y la tercera es para cancelar los productos adquiridos.

Condicionan las compras

En las colas, la condición es que si las personas entran para comprar pañales no pueden comprar televisores ni otros productos, “como si nosotros no pagáramos lo que estamos comprando” comentó Juana Rafaela Oropeza, señora de la tercera edad.

Toman sus precauciones

Muchas personas toman sus precauciones llevándose algunos productos que podrían necesitar durante el tiempo que pasan en las largas colas, entre ellas están:

– protector solar.
– botellas plásticas con agua
– sillas plásticas
– sombrillas
– alimentos, tanto desayuno como almuerzo.

Todo esto con el fin de esperar ‘cómodamente’ su turno de ingresar a realizar las compras.

Oportunidad para comerciantes

Hay quienes ven las colas como una oportunidad para conseguir dinero y ofrecen diversos productos como:

– Empanadas
– Tequeños
– Jugos
– Refrescos
– Agua
– Café
– Bambinos

Pero también hay personas optimistas que no se llevan ningún tipo de comida mientras esperan por varias horas en las colas para hacer las compras.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios