Encandilado por la falta de civismo

Esta semana comenzó oscura con mi denuncia sobre la falta de iluminación en  Barquisimeto – Cabudare y la termino encandilado por las alarmantes noticias de disturbios en establecimientos comerciales para comprar productos de primera necesidad.

El miércoles se generó tanta violencia y desesperación en un establecimiento comercial de la avenida 20 de la capital larense que tuvo que actuar la Policía de Lara y la Guardia Nacional.

En tiempos de escasez e inflación logro entender los niveles de estrés que vivimos los venezolanos. Sin embargo, siento que como ciudadanos no podemos perder la cabeza cuando estamos en filas para comprar.

Los valores que estudiamos en educación inicial como respeto, honestidad, solidaridad, agradecimiento no los podemos perder bajo ninguna circunstancia.Nos degradamos como sociedad cuando ocurren agresiones a mujeres embarazadas y a personas de la tercera edad en colas para comprar.

Retomar el respeto por nuestros conciudadanos es una tarea en la que todos los venezolanos, y en este caso los larenses, debemos trabajar.

No generar caos, no tratar de tomar ventaja de situaciones, seguir las normas de establecimientos o autoridades, recordar nuestros derechos y los de los demás, son actitudes claves para lograr mayor civismo en nuestra sociedad.

Es igualmente grave que los funcionarios de seguridad, de paso, aprovecharan la oportunidad de comprar pañales sin hacer la cola en los comercios que se suponen que deben resguardar. Lo que demuestra que nuestra degradación social es tan profunda que la Policía y la Guardia se aprovechan de su investidura para abusar.

Si cada día actuamos con respeto y honestidad haremos la diferencia.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios