¿La basura nos arropa y no hacemos nada?

Bolsas de diversos tamaños, cajas y desperdicios de todo tipo, se amontonan sobre aceras y calles, situación con la que los barquisimetanos nos encontramos a diario.

En la avenida Hermán Garmendia, al este de la ciudad, recientemente estuvieron dos semanas sin que pasara el aseo, y así me lo cuenta mi amigo Arcadio Rodríguez. Así lo vivieron también los vecinos de la urbanización Río Lama, como se observa en esta imagen enviada por @adrielenrique. Otros sectores de la ciudad se suman a la denuncia: Colinas de Santa Rosa, Bararida y la urbanización La Estación.

Por su parte, mi amiga @ylianaduque pregunta vía Twitter “¿Qué pasa en la Villa Crepuscular que no recolectan la basura? Tienen tres semanas y nada”.

Hay varias cosas a tomar en cuenta en este sentido. Primero, autoridades de Imaubar informaron la semana pasada que tienen más de 20 camiones y 15 compactadoras fuera de funcionamiento, por falta de repuestos como cauchos y baterías. Por ello, solicitaron a Transbarca y Corpolara ser incluidos en el plan de suministro de autopartes. Así, el organismo alega no contar con suficientes equipos para dar un servicio 100% eficiente al municipio Iribarren.

Entonces, ¿qué podemos hacer los ciudadanos frente a esta realidad que afea y contamina nuestras calles y las convierte en sitios insalubres? Definitivamente, nos toca hacer un esfuerzo adicional si queremos vivir en orden y limpieza. Por ejemplo, sacar la basura en el día programado en que se supone pasará el aseo; para que esto rinda frutos, ponerse de acuerdo para botar desperdicios de gran escala. No sacar desperdicios los domingos, limpiar el frente de nuestra casa, organizarnos como comunidad para contar con sitios y estructuras adecuadas para la disposición de residuos.

Yo desde aquí insto a Imaubar a difundir un cronograma realista de las zonas y horarios de recolección de basura. Sin duda, el ente encargado de la recolección de basura y los ciudadanos, debemos trabajar en conjunto. El problema de los repuestos es real, pero no eso no debe ser tomado como excusa para que la ciudad se encuentre en este estado.

Es nuestra casa, nuestro hogar, nuestra ciudad y de todos depende que sea vivible y salubre, así que por favor, pongamos un poquito de nuestra parte.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios