Educación politécnica se integra con estándares internacionales

La Unexpo celebra los 53 años de la educación politécnica, formando a los mejores profesionales, que además puedan ser ciudadanos responsables con su entorno y participen con propuestas en pro de la sociedad.

“Los retos de la educación politécnica y por ende de nuestra universidad, que se formó con este modelo de enseñanza, están ligados a lo que son las nuevas tendencias internacionales: El valor del conocimiento en el uso socio-productivo; la movilización de los saberes de la universidad con su entorno y la integración con otras instituciones, en pro del desarrollo local y regional”.

Con estas palabras y la invitación a seguir preparándose, para enfrentar los cambios, desde una mirada positiva, la Rectora de la Unexpo, profesora Rita Elena Áñez, comentó, que hoy más que nunca en las casas de estudios superiores, se deben formar jóvenes capaces de emprender propuestas tanto sociales, como políticas y económicas.

Y es que ya han transcurrido 53 años, desde que se abrieron las puertas a la Educación Politécnica desde Barquisimeto y por ende al país, pues como una semilla, se ha sembrado en latitudes como: Caracas, Puerto Ordaz, Carora, Charallave y Guarenas. La Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre (Unexpo), conservó el espíritu y las enseñanzas politécnistas como base fundamental. El 22 de septiembre de 1962 nació un sueño, que hoy es una propuesta concreta en la sociedad venezolana.

“Debemos aplicar esos descubrimientos y prácticas, que desde las aulas y los laboratorios se dan, para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. De eso se trata el valor del conocimiento”, explicó.

“Mientras que la movilización de los saberes, implica saber, saber hacer y saber ser. Va más allá de hacer cosas, es entender las competencias y habilidades que tenemos en nuestro entorno”.

La rectora de la Unexpo, destacó que en cuanto a lo que es la integración con otras instituciones, desde la universidad se han estrechado lazos con alcaldías y gobernaciones, para formar una red y apoyar el desarrollo de las localidades y las regiones. Muestra de ello, es lo que ocurre en Lara y en Miranda, con experiencias positivas, para los estados.

“El espíritu de renovación es nuestra principal fortaleza y eso se da, gracias a los docentes que se incorporan a la Unexpo, muchos de ellos nativos digitalmente y con un sentido de compromiso con el ambiente. Valores que les transmiten a los jóvenes”, indicó Áñez.

Manifestó que los estudiantes unexpistas, deben prepararse para mejorar su entorno y así poder cambiar la realidad social, política y económica, que viven en la actualidad. “Es la única forma de que la emigración no sea la primera opción”, agregó.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios