Plaza Carlos Soublett víctima del hampa

Franklin Suárez Cordero/Fotos: Stiven Valecillos   |

Qué habrá de cierto en lo que dijo el ex alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa en el año 2002, en relación a que “si la ciudad empieza a tratar con respeto al ser humano, el ser humano comienza a tratar con respeto a la ciudad también”.

Para nadie es un secreto que los espacios públicos de nuestra ciudad, necesitan ser vistos por las autoridades con más detenimiento, tal es el caso de la plaza Carlos Sublette, en el este de Barquisimeto (frente al Banco de Sangre), donde encontramos: iluminación precaria o inexistente, las tuberías de aguas rotas, acumulación de basura, aceras rotas y bancos destruidos.

El problema no acaba allí, en la infraestructura de la plaza, llega hasta su vegetación. De los 55 árboles que brindan su sombra en sus espacios, más del 10 por ciento están secos y podrían causar daños a quienes transiten por ella.

Según los vecinos de la plaza, es casi imposible saber qué ocurre cuando cae la noche, “solo escuchamos ruidos en medio de la oscuridad y como la plaza no tiene luz, es imposible saber quiénes dañan nuestros espacios y se roban los cables” afirmo una vecina del sector.

“Uno no puede hacer nada para cuidar las cosas de esa plaza, porque después de las seis de la tarde eso queda como la boca del lobo, desde la garita de vigilancia no se logra ver nada y el único que hace vida en la plaza es un indigente”, afirmó el vigilante de una urbanización cercana a la plaza.

Espacios públicos deben servir para el encuentro

Para el ingeniero José Vasquez ,presidente de la Empresa Municipal de Infraestructura y Conservación del Ambiente (Emica), a quienes les corresponde la seguridad y vigilancia de la plaza es a la Policía Nacional o Municipal. Aseguró que el vandalismo  está haciendo destrozos en diversas plazas de la ciudad incluyendo la Bolívar, donde también se están robando los cables de electricidad y equipos de iluminación.

Con respecto a la vegetación de la plaza, aseguró que esta semana los ingenieros agrónomos de Emica, realizarán el estudio para determinar el estado de los árboles y decidir qué hacer con los  mismos.

Para el ingeniero Vásquez, son los mismos ciudadanos quienes deben empezar por cuidar y querer sus espacios, recalcó que hace falta mucha educación moral.

Sin duda alguna somos cada uno de los habitantes de esta ciudad, los responsables de hacer de los espacios públicos más nuestros y esto solo puede lograrse trabajando en conjunto con los responsables de estos espacios.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios