De varias puñaladas ultiman a zapatero en el barrio Japón II

Angélica Romero Navas Fotos: Iván Piña |

A Carlos José Torín Torín, conocido entre sus allegados como Carlito El Chueco, le propinaron varias puñaladas en el cuello ayer antes del amanecer en la calle 38 entre carreras 28 y 29, barrio Japón II, centro de Barquisimeto. La víctima de 31 años de edad, es el cuarto hermano Torín que fallece en situaciones inesperadas.

Trabajaba como zapatero, pero había entregado su vida al alcohol. Sus seres queridos lo aconsejaban para que dejara la bebida pero ya era muy tarde, estaba adicto y negado a la ayuda. Se presume que en ese mundo conoció gente mala y eso conllevaría a su asesinato.

Al amanecer, los vecinos localizaron el cadáver, boca abajo y bañado en sangre en el frente de una casa. Vestía un pantalón de jean, franelilla blanca y le faltaba un zapato. En la espalda se apreciaba un tatuaje de un monje maligno con un hacha. Nadie en el sitio supo dar explicación alguna sobre los hechos.

Fueron hasta su casa, a cuadra y media del hecho, y les dieron la mala noticia a la abuela y los hermanos. Ellos llamaron a la progenitora, Carmen Yudith Torín, quien vive en Pavia y le dijeron que a Carlito lo habían herido.

La mamá llegó al lugar y gritó de dolor cuando vio que allí estaban los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc). Ella tenía esperanza de encontrarlo con vida.

Rememoró la última conversación que tuvo con él: “Mi hijo me llamó anoche, me pidió que arreglara los papeles para solicitar la pensión, no vivía conmigo pero estaba muy pendiente de mí. ¡Ay Dios!, ¿por qué me lo mataron?” exclamó.

La señora Torín tuvo nueve hijos pero ha visto morir a cuatro, una a consecuencia de una complicación durante contagio de sarampión; a Rudy Alberto Torín lo asesinaron hace 17 años en la calle 35 con carrera 31 y a Héctor José Torín le cayó encima una pared de concreto, diez años atrás, en la carrera 34 con 24 y 25.

Ahora solo quedan dos hembras y tres varones. Uno de ellos apodado El Nono estaba ayer de cumpleaños.

Los detectives del Cicpc trasladaron el cuerpo a la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda. Comenzaron las averiguaciones. Inicialmente están interrogando a los hermanos quienes pudieran saber si la víctima tenía problemas con alguien.

 

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios