Alberto Gámez: CLAP no son figuras indicadas para inspeccionar empresas

Rosmir Sivira / Foto: Archivo |

Como una medida “inconveniente” y “sin razón”, calificaron representantes del sector industria y comercio de Lara,  el nuevo Plan Especial Contra la Especulación, que junto a otros organismos, brinda a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción  (CLAP), la potestad de realizar inspecciones a empresas  y cerrar estas cada vez que, según su criterio, actúen al margen de los intereses de la población.

En opinión de Alberto Gámez,  presidente para Lara de la  Federación de Cámaras y Asociaciones  de Comercio  y Producción de Venezuela (Fedecámaras), es una muestra más del “hostigamiento” que ejerce el Gobierno nacional sobre el empresario, lo cual ratifica que no quieren trabajar con el privado.

“Nos siguen castigando, como si fuésemos los culpables de los errores del Gobierno… Están buscando la manera de tomar las empresas”, comentó el empresario, quien aprovechó la coyuntura social para solicitar al Gobierno que inicie un “verdadero diálogo” con el sector. Esto con el fin de discutir medidas que surtan resultados positivos y reales.

Giorgio Reni Casas, presidente de la Cámara de Industriales de Lara, expresó que los efectos de la medida mencionada podrían ser negativos e incluso concluir en cierres de empresas, lo cual afectará  a trabajadores y ciudadanía. Destacó que las empresas que operan, lo hacen “intentando sobrevivir de la  crisis y los aumentos de salario”. La problemática se solucionaría con mayor producción y no con importación, manifestó.

-La solución para salir de la situación actual, es que todos los niveles trabajemos en conjunto, sin distingo político ni de ningún credo… La situación es delicada.

La presidenta de la Cámara de Comercio de Lara, Rita Betancourt, aseveró que ningún comerciante aprecia la medida como positiva. Manifestó que es “contrario a la realidad del país, los mercados y los clientes”.

-Nos ha costado muchísimo mantenernos en pie, pagamos nuestros impuestos y damos la cara al ciudadano, porque somos nosotros quienes les damos la cara… Me parece una medida inconveniente, caprichosa y sin razón. No creo que los CLAP deban tener esas funciones. En principio los crearon para vender las bolsas de comida y ahora los meterán en las empresas privadas, a mandar a cerrar negocios. Eso es un peligro, es muy delicado.

Sobre qué medidas pueden tomar comercio e industria sobre este respecto, indicaron que en los próximos días realizarán un manifiesto. Piden tener paciencias y esperanza, así como todos los requisitos, papeleo y pago de impuestos al día.

 

Poder por poder

Uno de los puntos de coincidencia entre los consultados, sería la falta de criterio y experiencia de quienes de ahora en adelante, a través de la figura de los CLAP, podrían supervisar las industrias y el comercio.

“Es dar poder por poder, por razones políticas. Está bien que el pueblo tenga poder, pero existen otras maneras. Lastimosamente, habrá retaliaciones políticas, porque si el dueño del abasto tuvo un problema, de cualquier tipo, con alguien del CLAP, téngalo por seguro que ejercerán presión o lo cerrarán…. Este tipo de supervisiones deben ejercerlas especialistas en la materia”, manifestó Gámez.

Indicó  que el sector privado está dispuesto a sentarse con el Gobierno y orientarlo en la medida de lo posible en materia de crisis.

Reni, por su parte, manifestó que si bien la medida puede tener como intención eliminar o disminuir la especulación y “la matraca”, figuras que se han institucionalizado en el país, tiene sus dudas sobre si los CLAP serían la figura indicada para hacer dichas inspecciones.

-¿Hasta cuándo la improvisación,  crear políticas  y estructuras que supuestamente combatirán lo malo, con gente que no está capacitada para ello?… Debemos sentarnos a evaluar lo que ocurre y hacer propuestas reales, cuyos efectos, positivos, perduren en el tiempo.

Reni puntualizó que siempre quienes hagan las inspecciones sean personas capacitadas con conocimiento  y experiencia,  y que lo hagan de manera colaborativa, más no política, en mejoras de la operatividad y productividad, sus aportes serán bienvenidos.

 

El favor del pueblo

Respecto al “favor” que solicitara el presidente Maduro a quienes conforman el Plan Especial Contra la Especulación,  para elevar la productividad e iniciar procesos de control y garantía de la distribución y comercialización, el presidente de Fedecámaras – Lara, expresó que esto es una muestra más de que “el Gobierno no cree en la empresa privada”.

-Quieren abolirnos para que no existamos y asumir todo el poder.

En este sentido, reprochó que se someta a las empresas a más inspecciones (en algunos casos hasta 23 inspecciones al año), al tiempo que se insista en aplicar políticas erradas que en la práctica el mismo Gobierno ha reconocido que no funcionan, como el control de precios y de cambio, que es contrario a las importaciones de alimento que realiza el Gobierno tipo dolarizada.

“Si no se traen materias con los pocos dólares que tenemos, para así producir ‘hecho en Venezuela’, las pocas empresas abiertas cerrarán y eso no sólo afectará a los empleados, sino también a la población que escasamente se surte de ese 32 %  de operatividad sobre capacidad instalada, sobre la cual laboran las empresas.

Al respecto, Giorgio Reni Casas, apuntó que el Gobierno “está acorralado en su crisis económica”. Sin embargo, quiere salir de ella con las mismas medidas y dirección.

-El pueblo, los empleados y los empleadores saben que las empresas expropiadas no han registrado rentabilidad ni funcionan.

 

Sin vacaciones colectivas

Desde hace algunos años, el sector industrial en Lara tomaba la temporada de diciembre y hasta el 14 de enero, Día de Procesión de la Divina Pastora, como tiempo de vacaciones  colectivas, periodo que también les permitía realizar mantenimiento a sus equipos, incluso a los inoperativos por falta de materias primas.

Sin embargo, ante la “advertencia” del Ejecutivo nacional,  referida a que ninguna empresa podría  paralizar sus actividades en diciembre, Gámez indicó que esto representará mayores gastos .

Expresó que esta medida se comenzó a aplicar por la falta de materias, ya que mantener a los empleados en sus puestos de trabajo y sin actividad, represaba mayores gastos (mayor consumo eléctrico por ejemplo). Con esta prohibición se rompe entonces una planificación dispuesta entre empresarios y empleados.

Detalló que en 2015, 65 % de las empresas tomaron vacaciones colectivas por las referidas razones y que para el presente año, se esperaba que lo hiciera el 72 % de las empresas.

 

Diálogo: Respuesta a la crisis

Gámez indicó que el sector privado está atento a lo que pueda ocurrir en la mesa de diálogo. Acotó que como empresario y Venezolano,  espera “lo mejor para el país”.

Al consultarle cuáles  debieran ser las conclusiones en dicho escenario, indicó: Queremos un país mejor, para nuestras familias, para nuestros empleados. Queremos arrancar el 2017 sin tanto conflicto y con materias primas. No queremos que el país siga subsistiendo a punta de la economía de puerto, que nos está matando… Es necesario que el Gobierno de un viraje en el ámbito económico. Tenemos que cambiar, de lo contrario será lo mismo.

El presidente de la Cámara de Industriales  expresó que en este diálogo se deben incluir expertos económicos, así como gremios, entre estos Fedecámaras y los sindicatos, porque “los gremios también son pueblo”.

 

Producción y gasolina

Respecto a las fallas en el abastecimiento de gasolina en Lara, el presidente de Fedecámaras – Lara, indicó que esto trastoca todas las líneas de producción y departamentos de una empresa, porque no sólo limita la movilidad de su personal, sino también traslado de materias y otros por distintas zonas del país, en especial desde los puertos.

Recordó que al problema de la gasolina, se suma una mermada oferta de repuestos, que también paraliza el parque automotor.

Sobre contenedores que habrían llegado por el Puerto de la Guaira, apuntó que en su mayoría, esta mercancía es del sector público.

Reni Casas, por su parte, expresó que la problemática de la gasolina afecta al sector productivo de igual manera que a los ciudadanos. Significa retrasos en sus actividades y pérdida de tiempo productivo.

-Son cientos y miles las gandolas que necesitan transportar materia prima o productos terminados y eso afecta más en la escasez… También los buses y busetas que trasladan a nuestros trabajadores, prestan el servicio con deficiencia y eso nos retrasa aún más.

Señaló que al tener más de tres semanas la problemática, debió haber un comunicado oficial, bien fuese del Ministerio de Petróleo y Minería o de PDVSA, al respecto. “Hay diferentes versiones, pero no una oficial… Que nos digan si esto será transitorio o duradero, para también tomar previsiones. Esta situación sólo genera nerviosismo”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios