Entre las ruinas de La Sábila mataron a dos jóvenes

Marlyn Silva | Edickson Durán |

En la manzana M del sector La Sábila, al norte de Barquisimeto, la soledad y el peligro son habitante s permanentes. De día o de noche pocas personas caminan por esa zona. Por eso, los vecinos no se sorprenden de  escenas como  la que encontraron, ayer, pasadas  las 3 de la tarde: dos muchachos acostados sobre la humedad de su propia  sangre.

En la calle sexta de la esa manzana estaba derribado  de cara al sol y sin  camisa Víctor Julio Montero Soto, de 21 años de edad. Unos  pasos más adelante, estaba Manuel Alejandro Álvarez Alvarado, de 22 años. Ambos con disparos en el cuerpo.

Ellos conocían bien el lugar donde  fueron asesinados, pero no pudieron huir de lo que se comentó fue una emboscada. Montero Soto tenía su casa en la manzana K ocho, casa número 12; mientras que Álvarez Alvarado la tenía en la manzana X cinco, casa número 11.

En la entrada de La Sábila, los  vecinos escucharon, por lo menos 15 detonaciones. Pero nadie vio al autor o autores del crimen, según lo afirmaron algunos habitantes mientras miraban los cuerpos en el suelo. Aunque hay quienes  atribuyen el hecho a otro residente de esa comunidad conocido como Janiel, quien escapó recientemente del Centro Socioeducativo Pablo  Herrera Campins o retén  de El Manzano, como es popularmente llamado.

Montero Soto, comentó una allegada del joven, había salido con 40 mil  bolívares en  los bolsillos, por lo cual quisieron revisarlo para sacar el dinero, pero los funcionarios castrenses que resguardaban el lugar lo impidieron.

 

Familias escapan

La manzana M, sitio del homicidio, estaba habitado  por casi 300 familias, pero desde el año pasado comenzaron a marcharse y ahora  solo quedan unas 130. Quienes se fueron huyendo de la inseguridad además  de vaciar las casas derribaron  las paredes y extrajeron todo el material útil para construir en otro sitio, como lo comentó una vecina.

“Aquí pasó un tsunami”, soltó la señora  para describir la desolación reinante en el sitio. Por eso, y el  colapso de las cloacas causado por los escombros dejados tras los derrumbes piden ser reubicados.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios