Cocinar con leña, cotidianidad en Juan de Villegas

Mariángel Massiah | Foto: Jairo Nieto |

Continúa la aguda escasez de gas doméstico en la parroquia Juan de Villegas. Situación que afecta a sus más de 6.000 habitantes. Como consecuencia de esto es común ver que la avenida Florencio Jiménez sea obstaculizada al menos tres veces por semana por los vecinos de las diversas comunidades de la zona que reclaman el correcto y continuo suministro de gas.

En la mañana de este viernes, quienes transitaban en la autopista con destino a la ciudad de Quíbor o El Tocuyo quedaron atrapados en la vía alrededor de las 9:00 de la mañana. Miembros de los sectores Villa Bolivariana, Tierra Linda, Tierra de Canaán y Buenos Aires se dirigieron con sus bombonas de gas a trancar el paso vehicular en ambos sentidos de la carretera.

Esto produjo más de cinco kilómetros de cola de choferes particulares, transportistas, productores y comerciantes que circulaban en la  vía.

Los residentes de la zona no reciben al camión que transporta las bombonas de gas desde hace más de dos meses.

“Nosotros vemos como siempre los miembros de Santa Rosalía trancan la vía y efectivamente al rato les llevan sus bombonas.  Nos cansamos de dirigirnos a la avenida a esperar a los camiones y que cuando estos lleguen inmediatamente nos indiquen que tienen que ir a surtir a Quíbor o El Tocuyo”, expresó Alexis Villamizar.

Ruby Rivas tiene cuatro hijos menores de edad. Desde que se le acabó el gas en su hogar se dispuso a cocinar con leña, pero una de sus hijas se enfermó de bronquitis a causa del humo y en los últimos días las lluvias tampoco han permitido ese método de cocción. Relata que en la zona el servicio de luz es pésimo y no vale la pena invertir en una cocina de eléctrica .

“La crisis no es solamente con el gas, la crisis es la comida, el agua, la luz e incluso el efectivo porque ya no tenemos billetes para comprar el gas y las tarjetas de débito no quieren pasar porque las líneas son inservibles.  No sabemos realmente dónde está la guerra económica  con el gas, ese que nos pertenece a los venezolanos que somos dueños de la mayor reserva en el mundo”, expresó Hugo Mendoza, habitante de Villa Bolivariana.

El negocio de la leña

En un recorrido efectuado por periodistas de EL IMPULSO dentro del sector se pudo observar cómo el negocio de la zona se volvió la venta de leña en las orillas de la carretera. A lo largo de la Florencio Jiménez existen más de 10 puestos de venta de leña y se puede observar carteles fuera de los hogares que dicen “Atención se vende leña”. Hasta en 200 bolívares venden el lote de cinco troncos de 30 centímetros, lo cual si acaso rinde para una hora de cocción.

Igualmente en los hogares del sector es común ver cómo las familias trabajan unidas para buscar la leña en los bosques aledaños y luego montar la fogata para preparar sus alimentos.

En el hogar de José Gregorio Rivero que está conformado por cinco niños y dos adultos, todos los viernes, sábados y domingos, al ser los días que todos están libres de ocupaciones se dedican a cocinar con leña.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios