#ESPECIAL Carlos Oteyza: “CAP, 2 intentos” es una brújula de la democracia en el país

Mariángel Durán | Fotos: Cortesía |

Nadie se arrepentirá de tomar la decisión de ver la película documental CAP 2 intentos, asegura su realizador Carlos Oteyza, quien en su condición de historiador se ha ocupado resaltar parte de la historia reciente del país a través de sus creaciones audiovisuales.

En conversación con EL IMPULSO y tras una semana del estreno del film, que según aclara no es una biografía del expresidente Carlos Andrés Pérez (+), dijo que la gente mayor se encuentra con el pasado, un encuentro por demás doloroso “porque en ella se refleja la Venezuela que pudo ser y no fue, pero también la Venezuela que alcanzó metas nunca antes vista en los años 70’, un país que creció y soñó con ser mejor”.

“Contiene imágenes que impactan y refleja dos épocas del país: la primera en los años 70’ y la segunda en los 90’… de allí que los jóvenes, de su lado, se impresionan al conocer una Venezuela desconocida para ellos, una de la que no se habla desde hace 20 años porque entorno a los períodos de Carlos Andrés Pérez existe una leyenda negra”.

El cineasta define su más reciente creación como “una brújula de la democracia para los jóvenes venezolanos, porque permite entender lo que hemos vivido y hacia dónde debemos ir”. Se trata de una radiografía del país que refleja cómo hemos estado sumergidos en un círculo vicioso.

El presente repetición del pasado

Oteyza reitera su planteamiento de que la crisis actual del país se ha vivido en el pasado, como si se tratase de una película repetida.

“En muchas oportunidades lo he dicho y lo repito: el presente que vivimos ya es el pasado, esta manera de vivir, en la que el Estado es todo poderoso e impone las reglas, ya se ha vivido… esa en la que el ciudadano debe estar atrincherado porque el Estado tiene el poder absoluto al manejar un país petrolero, controlar las divisas y los precios… un país donde el empresario debe ir bajo perfil porque si es muy exitoso sufrirá consecuencias”, rememoró como hechos pasados que hoy se repiten y que dejan en evidencia la puesta en práctica de “un modelo fracasado”.

La película deja entrever lo que se debe hacer en el futuro, aunque no lo dice directamente porque invita a la reflexión del espectador, que al final entiende que es necesario reaccionar frente a lo que el país ya vivió.

-Si todo esto lo vivimos, entonces ¿por qué se repite la historia? y ¿por qué el país no logra salir de ese círculo?

-Porque el poder es una cosa muy seria y los ciudadanos también se equivocan mucho y más de lo que creen. Venezuela tiene una tradición en la que el Estado tiene el poder absoluto porque se trata de una nación petrolera, con control de la economía y de la sociedad, es algo que se vive en todos los países petroleros.

-Los ciudadanos de los países petroleros sufren las consecuencias de vivir en una nación donde poco se pagan impuestos, porque no saben cómo reclamar sus derechos y ni cómo exigir la retribución del Estado para con los ciudadanos. Eso aquí no camina, pero en naciones como Estados Unidos, Francia, Chile, entre otros, en los que la gente exige al ser contribuyente, al ser generadora de ingresos y otorgar poder al Estado. Venezuela no depende de los impuestos que pagan sus ciudadanos porque la mayor fuente de ingresos viene del petróleo y de los dólares que se multiplican en bolívares.

-La riqueza del país viene del petróleo porque no se exporta casi nada y la realidad es que un país es rico cuando produce y eso no lo vivimos, y cuando se hicieron algunos intentos nos dimos cuenta de que no era posible, creímos que lo podíamos hacer pero no fue así y los amantes del poder esconden la realidad y lanzan sus cuentos sobre que la historia está recomenzando, que se unirá la independencia con la actualidad y la gente siempre acostumbrada a que el poder tenga la última palabra.

Además, según Oteyza, lamentablemente para los venezolanos el Estado tiene mucho peso sobre la economía y un ejemplo de esta realidad es la existencia de 3 millones de empleados públicos en el país, aproximadamente.

“Casi todos los países petroleros son autoritarios”, sentenció y en seguida mencionó algunos como ejemplo: Libia, Irán, Arabia Saudita, Kuwait.

“Todos esos países tienen regimenes muy fuertes en los que, por lo general, la gente no protesta porque el Estado es rico y reparte. En Arabia Saudita nadie habla y el Rey decide lo que se hace; en Libia fue destruido el régimen pero durante mucho tiempo (Muamar) Gadafi hizo lo que quiso… siempre ha existido una lucha por la libertad en los países petroleros porque el Estado tiene el control”.

Pero, aclara, que Venezuela llegó a convertirse en una excepción y esa es precisamente una de las características que se plantea en CAP 2 intentos, desde la perspectiva del escritor y columnista Moisés Naím, que figura entre las personalidades entrevistadas.

-¿Por qué usted decidió enfocarse en los dos periodos presidenciales de Carlos Andrés Pérez?

-Porque son dos periodos emblemáticos de la democracia venezolana. De las dos grandes tesis que se manejan como proyectos políticos del país, resaltan el proyecto populista de CAP, en el primer gobierno, y el proyecto modernizador de su segundo mandato que se vino ‘al traste’ porque las élites, los partidos, los medios de comunicación, no lo respaldaron y él quizás no supo ganarse ese apoyo porque a fin de cuentas también es o fue responsable de sus actos.

A su juicio, CAP en principio formó parte de la política venezolana tradicional y populista, pero en su segundo mandato intentó dejar eso de lado y no pudo lograrlo. “Él cambió su visión y creyó que el país también podía o debía hacerlo, pero eso no es fácil; si uno acostumbra a los hijos a comer caramelos y de repente les dices que deben quitarse el dulce, no será una tarea fácil. El país no entendió y él tampoco hizo mucho para generar el cambio porque pensó que con su personalidad podría lograrlo”.

Sin revelar más detalles ni extender más la entrevista, Carlos Oteyza, prefiere invitar al público venezolano a que asista a las salas de cine y disfrute de esta interesante producción.

Destacados especialistas

“Los dos intentos, La Gran Venezuela y El Gran Viraje, fueron dos proyectos de país tan disímiles que cuesta creer que fueron liderados por el mismo hombre, con solo una década de distancia entre ellos”, destaca la nota de prensa que contiene detalles sobre el largometraje.

Oteyza, de la mano de la empresa cinematográfica Bolivar Films, continúa “desmenuzando la historia del país” con el firme propósito de “hacerla sensible al gran público más que a los especialistas en la materia”.

La cinta cuenta con un importante grupo de entrevistados nacionales e internacionales que, a través de sus reveladores testimonios, acercan al espectador a estos dos momentos históricos, guiados por la narración de la periodista Gladys Rodríguez. La música está a cargo de Daniel Espinoza, ganador de un Grammy Latino y el empaque gráfico fue diseñado por el equipo de Titan Post.

Los destacados entrevistados que rindieron su testimonio son: Arístides Hospedales, Arnoldo José Gabaldón, Carlos Blanco, Diego Arria, Enrique V. Iglesias, Eduardo Fernández, Felipe González, Miguel Rodríguez, Moisés Naím, Oscar Arias, Oswaldo Álvarez Paz, Reinaldo Figueredo y Terry Lynn Karl.

Sinopsis

“De la abundancia a la escasez, del boom petrolero al plan de austeridad, de las becas Gran Mariscal de Ayacucho a la crisis institucional. Dos contextos y un solo presidente. Los dos gobiernos de Carlos Andrés Pérez son retratados en este largometraje documental que viaja al pasado reciente de los venezolanos para comprenderlo y encarar el futuro”.

“¿Representa la salida de un presidente la solución a la crisis? ¿Importan más los líderes que las instituciones? Son preguntas que se plantea el historiador y cineasta Carlos Oteyza en su nuevo documental, definido como un relato reflexivo sobre nuestra identidad como venezolanos”.

La cinta se estrenó el 2 de diciembre en salas de cine del país y ha recibido críticas positivas. Por larenses pueden verla en las salas de cine de Centro Comercial Sambil.

Datos

Investigación: La producción de CAP 2 intentos se tardó alrededor de tres años. Incluyó un largo proceso de investigación. El equipo visitó con frecuencia la Biblioteca Nacional y diarios como El Nacional, El Universal y Últimas Noticias, los archivos de RCTV, Venevisión y Cine Archivo, además se echó mano de colecciones personales de revistas y periódicos del realizador.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios