La final continúa, por Alfonso Saer

Alfonso Saer | @Cardenalesdice |

Con un hit en once turnos arribó al plato Ildemaro Vargas en el undécimo inning. Bolearon a Rangel Ravelo para hacerlo batear a la derecha. Un lanzamiento pegado produjo la línea ganadora entre tercera y campo corto para brindarle a Lara el triunfo 3-1.

Juego de nervio en el cual los crepusculares no participaron con el ánimo caído, haciendo un gran trabajo colectivo luego de concretarse la derrota en el partido iniciado el día anterior, una vez que Alí castillo sonó hit de dejar a los visitantes en el terreno, 8-7, al reanudarse las acciones en un estadio de tribunas vacías.

Anoche Cardenales no carburaba y cuando vino a batear Vargas, los pájaros rojos habían dejado diez en circulación. Carlos Rivero fue el único que logró descifrar con claridad a Rolando Valdez, quien tuvo en una labor de cinco episodios los pitcheo efectivos para sacar los outs importantes.

El barquisimetano la botó en el segundo, y Zulia empató en el cuarto con imparable de Pirela y doblete de Lissón, una vez que Omar Bencomo había retirado los primeros once en fila. De allí en adelante fue un duelo de estrategias y relevistas, y en este último segmento los larenses estuvieron mejor.

Desde el sexto hasta el undécimo, Zulia solo pegó un hit. Otra vez fue encomiable el desempeño de Jhondaniel Medina, liquidando a los cinco que encaró entre el séptimo y el octavo incluyendo tres ponchados.

Dorante utilizó hasta nueve tiradores en una lucha extrema por evitar la barrida en la serie. Pedro Rodríguez resolvió mayores inconvenientes en el décimo, para ver de seguidas el gran profesionalismo de Hassan Pena, cuya tarea del día anterior hizo pensar que ayer no estaba disponible.

Chávez le tronó una línea de frente a segunda, pero se deshizo de José Pirela a base de sliders y obligó a Lissón a r odarla por tercera.

Cardenales esta contra la pared, no hay dudas, pero el equipo tratará que la serie retorne a Barquisimeto. En los dos últimos encuentros la actitud ha sido diferente, fajándose contra una escuadra que sabe jugar a la pelota y muestra excelente defensiva.

Se repetirá el duelo de la primera fecha entre Mitch Lively y Raúl Rivero, obligado éste a rehacerse de varias actuaciones infortunadas en la postemporada. Cardenales dejó fría la champaña en las neveras zulianas.

21.647 personas desalojaron rápido el parque porque no se produjo la celebración esperada.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios