Lo condenan solo por ser opositor a la “tiranía”

Marlyn Silva | Archivo |

La desestimación del Tribunal  Supremo de Justicia (TSJ)  al recurso de casación presentado  por la defensa del líder opositor  Leopoldo  López, en agosto del año  pasado, y la ratificación de la condena de 13 años y nueve  meses  dada a conocer, ayer, fue tachada  por  el expresidente de  España, Felipe  González, como  “una actuación del aparato judicial nula de pleno derecho, arbitraria y completamente injusta”.

La opinión  la hizo  pública el exmandatario  mediante  un comunicado  en  cuyas líneas atribuyó  la decisión  a una  valoración por  la  postura política del acusado y  menos por los cargos  por los cuales se le acusa: “El Tribunal sabe que comete un delito de prevaricación, el más grave que puede atribuirse a los jueces. Son conscientes de estar condenando a un inocente, solo por ser un líder opositor a la tiranía de (Nicolás) Maduro”.

Al sumar  esta determinación con  el resto de los disposiciones del TSJ en cuanto a los recursos  que vayan en contra de la continuidad como primer  mandatario de Nicolás Maduro, restándole autoridad a la Asamblea Nacional y “negando el derecho  al voto a los ciudadanos” González concluyó que “en Venezuela se ha cerrado el círculo de la dictadura”.

Esta  cadena de acontecimientos, “los desmanes, arbitrariedades y represión del Gobierno no parecen tener límites”, apuntó al  final del  texto.

Antes de cerrar  las declaraciones para refutar la  decisión del TSJ,   González  se ofreció para ayudar con la causa de la liberación del dirigente de Voluntad  Popular: “Quedan abiertas las vías internacionales y, en mi condición de colaborador con la defensa de Leopoldo, ayudaré en todas las instancias que estén disponibles”.

El  abogado de  López, Juan Carlos Gutiérrez,  dijo a la agencia EFE  que  al declararse inadmisible el recurso de casación  pueden considerar  tomar acciones internacionales.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios