FOTOS: Padres usaban a su bebé de un año para burlar las alcabalas

Karina Peraza Rodríguez | Ángel Zambrano |

A las 5 de la tarde funcionarios de la Guardia Nacional del Peaje Jacinto Lara, estaban activos revisando a las personas que transitaban por el Eje carretero Lara – Zulia.

Se acercaba una camioneta roja, era una Ford Fortaleza, signada con las placas A01AG7N, la cual era conducida por Alexander Valentín Quevedo Salas (31). Al hombre lo acompañaba su esposa Ana Julia Arrioja Polo (21) y su pequeña hija de un año y 10 meses.

El hombre dio las buenas tardes, pensó que los efectivos lo dejarían continuar su ruta sin problema alguno, por encontrarse con su familia. Pero no fue así. Los castrenses notaron un poco nervioso a Quevedo Salas y le preguntaron algunas cosas y sus respuestas no fueron las correctas; por lo que le indicaron que se hiciera a un lado.

La pareja se bajó de la camioneta como se lo ordenaron los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Fueron cuatro efectivos los que comenzaron con la revisión del vehículo en compañía de Dixi, una Golden Retriever, que pertenece al Escuadrón Canino Antidroga de la GNB. La can comenzó a hacer lo suyo; empezó a olfatear y algo raro encontró en la camioneta.

Los castrenses buscaron donde señalaba Dixi y dieron con el tanque de gasolina, este fue vaciado y tras abrirlo sacaron unas panelas de forma rectangular. Estaban forradas con una cinta aislante negra, además tenía una marca hecha con papel que decía: P7 y las panelas estaban selladas en un plástico transparente, utilizado para que no tuvieran contacto con el combustible. Al ser abiertas se pudo observar que en el interior estaba la misma marca en relieve, la cual determina al cartel que pertenece la droga.

Ante el hallazgo de las 30 panelas, que arrojaron un peso de 34 kilos y 430 gramos de cocaína, inmediato la pareja quedó detenida.

El General de Brigada Hernán Hómez Machado, comandante del Zonal 12, antiguo Core 4, informó que la droga salió desde Colombia. La pareja habría emprendido viaje desde Machiques de Perijá en el estado Zulia y tenía como destino Puerto Cabello, estado Carabobo, en donde la entregarían a otra persona, para posteriormente ser embarcada bien sea vía marítima o aérea, pero sería sacada del país.

“Se trata de cocaína de alta pureza”, destacó el General al mismo tiempo que aseguraba que la institución estaba combatiendo fuertemente el delito de narcotráfico y prueba de ello es que en Lara en lo que va de año se han incautado más de 405 kilos de droga.

“Es lamentable cómo algunos padres irresponsables usan a sus hijos para cometer este tipo de delitos”, hizo referencia el General al procedimiento que se estaba realizando, donde la pareja usaba a la pequeña para evadir los puntos de control.

Caen en el primer peaje

Lara es el puente principal para el pase de droga. El comandante del Zonal 12 indicó que los narcotraficantes han aumentando su proceso de envío, pero aseguró que ellos están ejerciendo mayor control para detectar estos cargamentos.

Esta pareja había logrado burlar una alcabala en el estado Zulia, pero fueron detectados en la primera del estado Lara, ubicada en la parroquia Las Mercedes, del municipio Torres.

Entre conversaciones que tenía  el sujeto detenido con funcionarios, mientras lo tenían en las instalaciones del antiguo Core 4, se pudo escuchar que durante el camino se detuvo en varias oportunidades a surtir de gasolina; era la tercera vez que viajaba, pero no confesó si lo había hecho con su familia.

El procedimiento fue puesto a orden de la Fiscalía 11 del Ministerio Público, y la niña a orden del Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, a la espera que un familiar directo de la infante la retire.

 

Segundo cargamento que descubre Dixi

Es el segundo cargamento de droga que detecta Dixi en Lara, la Golden Retriever, que es miembro del Escuadrón Canino Antidroga de la GNB.

El primero fue el pasado 2 de diciembre, cuando detuvieron a un señor de 75 años en un Hotel de Palavecino, en el tanque de gasolina traía 40 panelas de cocaína, las cuales tenían como marca un ganado.

Venía de San Cristóbal y su destino era Caracas, pero recurrentemente viajaba desde Colombia, según las investigaciones lo hacía desde hace cinco años.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios