Venezuela tiene un reto ante el bicampeón de América

Carlos José Méndez | Foto: AP |

La selección de Venezuela buscará que la energía de la sangre joven, liderada por el veloz Jhon Murillo y el habilidoso Rómulo Otero, de pegada única y letal, le conduzcan por el camino de la alegría este martes al encarar un reto de enorme magnitud, toda vez que visita a su similar de Chile, campeón de las dos recientes ediciones de la Copa América, en un duelo fijado para desarrollarse en el estadio Monumental de Santiago (6.00pm), en el desarrollo de la jornada 14 correspondiente a las eliminatorias suramericanas para el Mundial Rusia 2018.

La irreverencia de los noveles, Murillo y Otero principalmente, le permitió a la oncena nacional manejar una escenario de una ventaja 2-0 el jueves pasado en Maturín, cuando enfrentaba a Perú, pero luego, en el segundo tiempo, apareció la historia de siempre, la falta de serenidad y la nula jerarquía para sostener la ventaja, y al final cerró con un amargo empate (2-2).

La velocidad de Murillo por el costado derecho hizo daño ante los incas, lo mismo que la pegada de un soberbio Otero, autor de un golazo en cobro de tiro libre, y esos argumentos pueden servirle para también inquietar a los chilenos, aunque, hay que tenerlo claro, se trata de un rival con otras características, de mayor peso, repleto de figuras en su nómina, con un patrón de juego definido y, no menos importante, juega en casa.

La tarea de la Vinotinto es clara: tratar de sobrevivir a lo que se anuncia como un “vendaval”, vista la necesidad de los chilenos de sumar los tres puntos, a como dé lugar, para resarcirse de la derrota previa, ante Argentina, y regresar a los puestos de privilegio en la clasificación, ocupante ahora mismo de una sexta plaza que no conduce a ningún lado.

Más que nunca ese dispositivo defensivo de Venezuela, que no termina de convencer y es reiterativo en los pecados que parecían ya olvidados, debe estar a la altura de las circunstancias, plasmar un desempeño impecable y no ceder ante los escenarios de presión. De ello depende que la tarea de al menos sacar de la capital chilena un punto, que no vale mucho para las estadísticas pero sí cuenta para el honor y el deseo de construir una base de cara a Catar 2022, termine por ser una realidad y no una mera ilusión.

“Es un muy buen equipo y lo respetamos, pero vamos sin miedo a Santiago”, advirtió el mediocampista Alejandro Guerra, según declaraciones difundidas por la agencia de noticias AFP.  “Debemos competir, por nuestro orgullo y prestigio. Un triunfo en Chile podría unirnos como país en los momentos tan difíciles que vivimos”, agregó el jugador del Palmeiras.

El técnico Rafael Dudamel tendrá la baja del atacante Josef Martínez, quien regresó a Estados Unidos tras el duelo con Perú por molestias físicas.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios