FOTOS: Los asfixian en Bararida

Mariángel Massiah | Fotos: Juan Brito |

Continúa la represión en las principales urbanizaciones de Barquisimeto que apuestan a la protesta como la opción más factible para exigir un cambio de Gobierno. Desde que iniciaron estas acciones de calle, a diario han sido agredidos los manifestantes de distintos sectores de la entidad y mientras incrementan los días de lucha se intensifica la represión.

La urbanización José Gil Fortoul, ubicada al norte de la ciudad, la noche del miércoles se convirtió en un campo de batalla. Alrededor de las 9:00 de la noche, residentes del sector y el barrio La Cruz comenzaron a quemar cauchos en el lugar. Pasadas las 10:00 de la noche se acercó un piquete de la Policía Nacional Bolivariana, quienes tenían como objetivo dispersar a los manifestantes.

Vecinos del sector, quienes prefirieron mantener en el anonimato sus nombres, relataron que durante más de dos horas se escucharon detonaciones y que incluso los funcionarios accedieron a las calles de urbanización para bloquear sus salidas y emboscar a los llamados guarimberos. “Gritos, motos, disparos y olor a lacrimógenas era lo que escuchábamos y sentíamos”, expresaron.

Igualmente relataron que mientras algunos de los habitantes se escondían en sus hogares por el terror a lo que pudiese ocurrir dentro de su zona, otros se dedicaron a apoyar e intentar alejar a los funcionarios mientras los insultaban y tocaban cacerolas.

Es importante destacar que los habitantes ven con preocupación cómo los coordinadores del consejo comunal amenazan con excluir del sistema de distribución de comida a través de los CLAP a todos los “terroristas” que participaran en la protesta.

“Esta zona siempre había sido roja rojita, pero la gente se está cansando, y nos dimos cuenta cuánto desean un cambio cuando vimos a nuestros vecinos defendiendo a los manifestantes y tocando cacerolas frente a los policías sin miedo, a pesar de que en otros edificios las personas se estaban ahogando por los gases lacrimógenos”, relató un vecino.

Represión en Bararida II

En la urbanización Bararida II la represión asfixió a más de uno. Como se convirtió en una costumbre para los jóvenes del lugar, alrededor de las 6:00 de la tarde cierran el acceso en la avenida Libertador. Los rebeldes, como se hicieron llamar, cuentan con el apoyo de habitantes de la Fundación Mendoza y la Ruezga Sur, lugar donde no protestan por miedo a los colectivos.

Tal como ha ocurrido en otras ocasiones, a las 8 de la noche de este miércoles llegaron más de 100 funcionarios de la Fuerza Armada Nacional. Según los residentes, se colocaron en la entrada del CDI y comenzaron a lanzar bombas lacrimógenas para dispersarlos.

“Sin importarles a quienes podrían estar afectando”, expresó Onoria Vargas, adulta de la tercera edad. Ella relató que cuando comenzaron a disparar las bombas se tuvieron que esconder y encerrar en un baño para no asfixiarse, además temía por la salud de su nuera que sufre de asma y la de su nieta a quien el estrés le ocasionó un ataque de ansiedad.

Vargas igualmente vive junto a su suegra, Cruz Belen Bravo, señora de 94 años de edad, que tuvo que pasar el día de su cumpleaños encerrada en una cocina mientras se lavaba los ojos para disminuir la picazón que ocasionaba la pimienta. “Ellos solo piensan en atacar y no les importa cómo afectan a nuestros adultos mayores y los bebés, tenemos recién nacidos que tuvieron que llevarlos a otros sitios porque se estaban ahogando”, indicó un “rebelde” que abandonó la lucha para ir a auxiliar a su abuela que se asfixiaba en su apartamento.

En la mañana los manifestantes recolectaron las municiones, más de 100 bombas entre lacrimógenas y de pimienta les fueron lanzadas. “Toda la urbanización era un inmensa nube blanca, no podíamos ver nada, además ellos controlaban unos drones y podían ver donde estábamos”, reclamaron los “rebeldes” en nombre de las más de 70 familias afectadas, que cada noche se deben esconder en sus hogares pasada las 5:00 de la tarde, por miedo a lo que les pueda ocurrir a ellos o sus familiares.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios