Abogado se resiste al robo y le disparan en la cabeza

Karina Peraza Rodríguez | Fotos: Iván Piña |

Andar con unos tragos encima y negarse a entregar las pertenencias fue la sentencia de muerte para el abogado Eliécer Daniel Parra Leal (29), quien fue asesinado a las 2 de la madrugada de ayer en el callejón 10 con carrera 1 de San Francisco, zona oeste de la ciudad.

 

Andaba con un amigo

A las 11 de la noche del domingo entró a su casa en la carrera 5 entre calles 3 y 4 de San Francisco, empujó la puerta del cuarto de su madre la miró pero no le dijo nada, ella se quedó tranquila porque lo sintió echando cuento, estaba acompañado de un amigo al que conocen como El Niño.

“Cuando me paré y me asomé ya no estaban. Ellos andaban tomados”, comenta María Leal, madre del abogado.

La dama quien está sentada y gritaba el nombre de su hijo, mientras veía el cadáver, relata que en la madrugada había llegado a su casa El Niño, diciendo que les habían disparado, el hermano de Parra Leal salió en la moto para buscarlo, mientras su madre corrió desorientada por varias calles, hasta que dieron con él, pero ya no había nada que hacer, había fallecido.

El Niño, que era el amigo que andaba con él en el momento del hecho, le explicó a los familiares de Parra Leal, que caminaban por la zona que es conocida como El Hueco y que es bastante oscura, cuando fueron interceptados por tres sujetos armados.

Los delincuentes le solicitaron sus pertenencias, pero Parra Leal, se negó, a El Niño le dieron un cachazo, los despojaron de sus carteras y sus teléfonos celulares, pero el abogado quiso pelear con uno de los hampones y esa acción bastó para que uno de ellos lo apuntara con su arma en la cabeza y posteriormente halara del gatillo, para acabar con su vida en segundos.

Una vez cometido el crimen los maleantes se fueron.

El cuerpo del joven quedó tendido boca arriba, estaba tapado con una sabana. Funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc Lara, acudieron al lugar para comenzar con las pesquisas e indagaciones del caso, El Niño es una de las personas que se llevaron para declarar, pues es la persona que estaba con Parra Leal en el momento de los hechos.

Mientras los sabuesos hacían la inspección del sitio, la señora María lloraba, comentaba que hace 17 años pasó por el mismo dolor cuando asesinaron a su hijo mayor. Ahora ve morir a otro de ellos, pedía a una de sus hijas que no la hicieran dormir, porque ella quería estar con su hijo.

El joven fallecido era abogado, trabajaba con su propia firma y por su cuenta, ya tenía siete años de haberse graduado de la Universidad Yacambú, con su muerte quedan huérfanos de padre una hembra de 3 años de edad, dos varones de 6 y 1 año y medio.

Danny Parra, una de las hermanas del abogado dio fe que su hermano era una persona sana y tranquila. Aseguraron sus seres queridos que el abogado como todo joven le gustaba salir a divertirse, lamentan lo sucedido y  esperan que en este caso se haga justicia.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios