El Pampero conmemoró Día Mundial de la Salud Mental

María Fernanda Peñalver | Foto: Karen Paradas |
[email protected]

“Trabajar sin máscaras, emplear sin barreras” es el lema de este año destinado para la celebración del Día Mundial de la Salud Mental; con el mismo se quiere evitar que el tema sea tratado como un tabú y por ende, quienes padezcan alguna patología de este tipo se limiten por temor a ser juzgados o excluidos.

El hospital especial- centro salud de resocialización psiquiátrica El Pampero, no dejó de aprovechar la oportunidad para que los miembros de esta institución de vieran beneficiados a través de talleres, charlas y jornadas médicas y recreativas.

Wilfredo Mendoza, director de la entidad, destacó que a pesar de las dificultades y carencias que se puedan tener en el lugar se ha hecho lo posible por brindarles las atenciones necesarias a los 71 pacientes que atienden.

Desde el lunes hemos tenido la participación de distintos ponentes que han tratado temas importantes tanto para quienes hacen vida en El Pampero, como para la comunidad. El director enfatizó precisamente en la importancia de que exista la reinserción social de parte de las personas con alguna enfermedad mental.

“Quien mueve esto es el personal”, expresó Mendoza, quien agradeció al equipo humano por cada día dar lo mejor de sí.

Psicólogos, universidades e instituciones privadas prestaron el apoyo para ofrecer diversas actividades a lo largo de la semana; entre ellas una jornada médica a cargo de Fundación Nena que ofreció despistaje de glicemia, toma de tensión, citología y revisión odontológica. En los próximos días continuarán ofreciendo diversos talleres.

Su mayor esfuerzo

Para el director resulta frustrante que se suela destacar lo negativo que se pueda tener en la institución, de tal manera consideró que ciertamente El Pampero no escapa de la situación del país, no obstante, quienes laboran en el hospital se encargan de destacarse en sus labores.

Mendoza informó que contrario a hace algunos meses, hoy en día la comida es de calidad, no obstante, el precio de la bandeja está desactualizado. “Funcionamos con una cooperativa, le pagan 633 bolívares por bandeja, realmente lo hace por vocación”.

Asimismo, los medicamentos es otra de las deficiencias que se pueden presentar, específicamente en anticonvulsivos y psicotrópicos.

“Todavía no tenemos psiquiatra”, recordó Mendoza que desde hace cuatro años no se tiene un especialista que valore a los pacientes, por el contrario, un psicólogo y un médico internista se encargan de realizar dicho trabajo y brindar las atenciones que se ameriten al respecto.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios