UCLA continúa siendo acechada por invasores

María Fernanda Peñalver | Foto: Daniel Arrieta |

Desde hace seis años la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA) ha sido víctima de grupos ajenos a la casa de estudio que han pretendido adueñarse de los terrenos que pertenecen a la institución de acuerdo a los otorgamientos realizados por los institutos correspondientes. Espacios como los del postgrado de agronomía y del bioterio ubicados en Tarabana, el instituto de la uva en El Tocuyo, núcleo de ciencias de la salud en San Felipe y ahora esta nueva actuación en Sarare.

Esta semana se generó otro caso, en esta oportunidad el hecho se generó en la estación experimental Manuel Salvador Yépez, ubicado en el sector El Torrellero del municipio Simón Planas. Exactamente el día martes, un grupo de personas invadieron el espacio que abarca más de 90 hectáreas y que se encarga de prestar servicio al decanato de ciencias veterinaria.

Nelly Velásquez, rectora encargada, expresó su rechazo a este tipo de acontecimientos, especialmente por el hecho de que la UCLA se ha encargado de trabajar en conjunto con la comunidad, por lo que desconoce el motivo por el cual se generó la toma del importante espacio.

Enfatizó que el Gobierno nacional se mantiene diciendo que es necesario generar un diálogo, no obstante, el mismo parece olvidarse cuando se generan acciones de este tipo y se requiere de una solución; igualmente dijo que las universidades no han sido incorporadas en los encuentros que se han realizado, aun cuando implican un factor de suma importancia para la sociedad venezolana.

A su criterio, las invasiones que se han generado últimamente son por la necesidad de lugares para ejecutar proyectos en específico, sin embargo consideró que no es la manera de hacer las cosas, puesto que se está cometiendo un delito al ocupar de manera ilegal un terreno que fue otorgado por comodato hace décadas y que hace 2012 el Instituto Nacional de Tierras (INTI) se encargó de renovar por 30 años más.

Luego del hecho, los representantes de la universidad se encargaron de acudir al Ministerio Público y a la Zona Operativa de Defensa Integral (ZODI), para realizar las denuncias correspondientes al hecho. “Tenemos fe de que las cosas puedan organizarse”, indicó la rectora encargada, que si bien hasta los momentos no se ha tenido resultado positivo con el resto de las invasiones en terrenos de la UCLA, espera que en esta oportunidad sea distinto y se logre obtener una respuesta satisfactoria.

Velásquez reiteró que la base de la academia es precisamente el pluralismo y que más allá de conocimientos, en la misma se busca que quienes forman parte de las instituciones amplíen sus pensamientos en cuanto a lo importante que resulta el respeto a los demás, de manera que no debe imponerse una decisión que perjudica a tantos y beneficia a un pequeño grupo.

De importancia

El decano de veterinaria, William Zambrano, destacó que el lugar que fue tomado va más allá de un simple terreno, el mismo no solo funciona como especie de finca, sino que más de 50 hectáreas son parte de una reserva vegetal. Asimismo, es de suma relevancia para el decanato que representa, la UCLA y el país en general debido a que actualmente en el lugar se mantienen realizando la base genética de la Raza Carora, ganado que se caracteriza por su calidad en leche.

Con esta labor buscan preservar el destacado linaje además de poder ofrecerlo en el resto del país y de esta manera, expandir la producción láctea. El decano hizo énfasis en la importancia del ordeño de la reses, asimismo, durante los días que lleva la toma se tuvo conocimiento de que nació una nueva cría, de la cual se desconoce el estado en que se encuentra.

Desde el mes de julio el lugar estaba siendo acechado, según expuso Carlos Montezuma, coordinador de la estación experimental. El mismo detalló que en tres meses han sido robadas al menos 12 reses, de las cuales tres fueron asesinadas cerca del lugar, a pesar de tratarse de un espacio amplio, solo se cuenta con siete obreros y dos técnicos, los cuales no han podido ingresar al lugar.

El último acto delictivo, antes de que realizara la toma, fue el desvalijamiento total del lugar. Hace una semana se cometió la fechoría de ingresar y apropiarse de lo ajeno, robando así baterías, cauchos, esmeriles, entre otros tantos materiales necesarios para poder trabajar.

No se justifica

Elianny Méndez, representante comunal y candidata a la Asamblea Nacional Constituyente, rechazó profundamente la invasión que se está generando en el terreno de la UCLA.
A penas 15 personas estarían ocupando de manera ilegal las instalaciones, mientras que la mayoría de la población está en contra de dicha toma, aseguró.

“Alzo mi voz porque quienes están ahí no tienen basamento para hacerlo”, expresó, a la vez que detalló que sin importar su ideología, en la estación se les ha abierto las puertas a las personas dispuestas a trabajar, como ha sido su caso. La representante señaló a miembros de la comuna El Maizal como los tomistas, según unos letreros que estos mismos colocaron. También hizo un llamado a entrar en razón sobre el error que se está cometiendo.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios