#RevistaGala En mesas extranjeras…: ¡Vamos a comer!

Andrea Joseph @Galalarevista/andreajosephsilva |

Cuando viajamos por el mundo, nos gusta conocer la cultura, tradiciones, forma de vestir, actuar y hábitos alimenticios del país que visitamos. A la hora de sentarnos en una mesa, más allá de que nos agrade o no el plato que tenemos, si viajamos a Asia, África o a países occidentales, debemos saber cuál es la mejor manera de comportarnos al momento de comer…

Los horarios, los cubiertos, la cantidad de comida, la forma de servir, donde colocar las manos, cuando comenzar o a quién esperar… en fin, ante estas situaciones, lo más sensato siempre es observar a nuestro alrededor e imitar al resto de los comensales; sin embargo, aunque existen reglas básicas de comportamiento, cada país tiene sus propia cultura, cosa que tenemos que tener presente para no involucrarnos en situaciones incómodas. Usualmente al viajar, solemos comportarnos en la mesa, del mismo modo que lo hacemos cuando estamos en nuestra casa, por lo que es frecuente que esas actuaciones, nos generen dudas… ¿para qué sirve este cuchillo?, ¿podemos levantarnos para ir al baño?, ¿hay que llenar la copa completa?, ¿el pan se pica con las manos?… dicho todo esto, es hora de aprender. A continuación, te mostramos las reglas de oro que deberás cumplir al probar bocado en distintas partes del planeta.

Sabías que…

 

Si algo le choca a los italianos, es que un turista corte la pasta larga en trozos bien pequeños, si vas a un restaurant, procura practicar previamente como tomarla con la ayuda de una cuchara. Otro aspecto que no está bien visto, es pedir parmesano para la pizza, si el mesero no lo ha ofrecido; poner parmesano en la pizza se considera un pecado, ya que muchos platos  italianos no son “compatibles” con ese tipo de queso.

España y sus cenas tardías, a diferencia del resto de Europa, este país es famoso por cenar tarde,  se suele comer a partir de las 10 p.m. y especialmente, productos grasos como frituras o embutidos. Entre otras cosas, lo tradicional es disfrutar de la sobremesa, no es normal abandonar a los compañeros justo después de terminar el plato, por eso, debes continuar un tiempo conversando con los acompañantes mientras se hace la digestión.

En Francia…

Uno de sus productos gastronómicos más famosos es el pan y nunca se come como parte del aperitivo, en realidad, se acostumbra a dejarlo para culminar el banquete, momento en que se cortarán unas rebanadas de queso, justo antes del postre; este tradicional alimento de la cultura francesa, se destaca el popular “Baguette”. En el país sommelier por excelencia, también está considerado una falta de respeto servirse la copa o trago para sí mismo;  se toma como mala educación, esconder las manos durante la comida. Por otro lado, no es correcto dividir la cuenta en función de lo que se ha consumido, lo habitual, es pagar la cuenta en su totalidad, dejar que alguien lo haga, o en su defecto, arreglar luego del restaurant.

Mientras en otros países…

No se te ocurra cortar las papas con el cuchillo en Alemania, lo idóneo es aplastarlas con el tenedor, ya que de esta forma, es más fácil mezclarlas con la salsa que nos coloquen. En cambio, en Gran Bretaña, es tradición comer los espárragos con las manos, nunca deben comerse con cubiertos, tomándolos desde el extremo del tallo, sumergirlos en la salsa y posteriormente llevarla a la boca. En Hungría si te toca proponer un brindis, escucha bien… ¡Jamás lo hagas con cerveza! Les recuerda a la derrota de la revolución de 1848, cuando los austríacos celebraron su victoria levantando sus jarras. Si pretendes hacer un brindis, procura que sea con cualquier otra bebida alcohólica.

¡No pidas sal y pimienta! En Portugal, si estos condimentos no están sobre la mesa, no preguntes por ellos, es un poco descortés y podrías ofender al chef, al considerar que el plato está simple. Si te encuentras en Rusia, es de muy mala educación, colocar las manos sobre las rodillas durante las comidas, por lo que se recomienda, mantener el tenedor en la mano izquierda y el cuchillo en la derecha o en tal caso, reposar ambas muñecas al filo de la mesa. Para los búlgaros, las flores amarillas simbolizan el odio; si las encuentras sobre la mesa en algún restaurante… ¡mejor ni entres!

Todo cambia en el medio oriente…

Egipto, un país tan reconocido por su valor histórico, tiene algunas prácticas un poco diferentes,  nunca llenes tu propio vaso, una vez que se vacíe, será otro comensal el que deba hacerlo, mientras tanto, nosotros debemos estar pendientes de llenar las copas del resto. Si eres mujer y estás de paseo por Nigeria, ¡olvídate de usar cucharas! La tribu Kagoro de la región, no permite a sus mujeres utilizar cucharas cuando estas acuden como invitadas a casa de un anfitrión, una tradición machista, que los hombres justifican alegando que este implemento en manos de una mujer, es símbolo de rebelión hacia su identidad.

¿Eructar en la mesa, no es de mala educación? Marruecos, es uno de los países de la comunidad árabe, cuyo ritual infalible después de comer es eructar, esto, como gesto para que los invitados sepan que la comida estaba deliciosa. En la cultura occidental moderna, los gases se ven como algo grosero e impertinente y más si es durante una comida. Tampoco es correcto soplar  una comida o bebida caliente, mejor es tomarse el tiempo necesario para que se enfríe naturalmente.

Tradiciones y supersticiones…

India, un país donde se les complica un poco la vida rutinaria a los zurdos, tal como pasa en algunos países africanos, está muy mal visto comer con la mano izquierda, en realidad, todas las actividades se hacen con la mano derecha; no encontrarás cubiertos en ninguna mesa local, el motivo principal es que por costumbre, utilizan la mano derecha para llevarse el arroz, dhal, curry o pan naan a la boca, reservando la izquierda para cuando van al baño. ¡Utilizar la izquierda para comer, sería visto como un gesto demasiado maleducado e incluso repugnante!

Un dato curioso es que en Etiopía, utilizar platos individuales se considera un desperdicio, suelen comer todos del mismo recipiente y con la mano, el protocolo ante la mesa en ese país, sugiere que la carne sea lo último que se deguste.

Una cena asiática…

Los japoneses son un pueblo de poderosas raíces, cuyas prácticas suelen llamar la atención del mundo entero a la hora de comer porque hay hábitos muy particulares. En lugar de felicitar al chef por su trabajo, prefieren efectuar ruidos con sus bocas mientras saborean los alimentos, es decir, mientras más largo sea el sorbido que se da a la sopa, mayor será la gratitud hacia quien cocinó. Una de las reglas de oro es jamás cruzar los palillos ni lamerlos, en tal caso, colócalos encima de la mesa; en la comida principal no se toman refrescos, sino agua o té verde y algo muy importante es entender que ayudar a levantar los platos o lavarlos, es una ofensa. Evita en lo posible, ir comiendo o tomando algo en la calle o lugares públicos, se estila sentarse en una plaza.

Para los chinos, usar palillos es un modo de comer más lento y delicado, algo que ayuda a la digestión y fomenta el respeto hacia los demás comensales, siendo un método para picar de varios platos en una sola “sentada”. Contraria a la cultura de occidente, aquí está permitido hablar con la boca llena y eructar frente a todos. Otro dato curioso es que para ellos es muy significativo dejar restos en el plato, para demostrarle al chef que había servido suficiente comida. Se considera una falta de respeto revolver el arroz dentro del tazón, añadir condimentos y escoger los trozos o porciones mientras se come; jamás pienses rechazar la comida que te ofrezcan.De ahora en adelante… ¡Toma tiempo para investigar las reglas protocolares a la hora de comer, del país que piensas visitar!

 

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios