I Encuentro de Consejos Ciudadanos

Lorena Quintanilla Muñoz | Fotos: Stiven Valecillos |

A propósito del I Encuentro de Consejos Ciudadanos, efectuado ayer en el auditorio de Ascardio y auspiciado por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), la Fundación Konrad Adenauer y los gobiernos municipales de Venezuela, se desarrolló un interesante debate acerca del Proyecto Promoción de la Planificación Participativa del Desarrollo Local (Prolocal).

El profesor Benigno Alarcón, representante del Centro de Estudios Políticos de la UCAB, explicó que los consejos ciudadanos de Córdoba (Táchira), Jiménez, Iribarren y Palavecino, son los primeros que se han conformado bajo la tutela de Prolocal.

“Los consejos ciudadanos buscan que dentro de una misma entidad se reúnan las fuerzas vivas de cada municipio y se encuentren cara a cara productores, educadores, comerciantes, artesanos, jóvenes, deportistas, la iglesia, entre otros, a fin de construir una visión conjunta del municipio que quieren”.

Alarcón destaca que los gobiernos municipales pasan pero los ciudadanos quedan y si los ciudadanos no tienen definido el tipo de municipio que quieren con cada gobierno las cosas cambiarán. Cada gobierno que llega tiene un plan distinto, una visión e identidad distinta, que muchas veces no tiene relación con la vocación del municipio.

“Los ciudadanos deben tener y defender su visión del municipio, asimismo, exigirle a la autoridad de turno que la respete. No se pueden abandonar los planes para acometer otros que no serán terminados”.

Añade que los consejos ciudadanos son organizaciones que pretenden cogobernar, es decir, para hablar de gobernabilidad se requiere de la cooperación de los que gobiernan y los que están siendo gobernados.

“Entre ambos construyen todas las posibilidades para esa entidad”.

Hoy más que nunca, dijo, las fuerzas vivas son muy importantes. Al final, ciudadano tienen un papel en su municipio.

Si el ciudadano no sabe cuál es su rol o dónde encajar para hacer la diferencia, se convierte en un espectador.

“En procesos especialmente como estos (crisis) tenemos que escapar a la trampa de la sobrevivencia. Si cada quien se concentra en sobrevivir y atender sus necesidades las posibilidades de evolucionar son remotas”.

Planificación Urbana

Por otra parte, Zulma Bolívar, presidente del Instituto Metropolitano de Urbanismo Alcaldía de Caracas, expuso que la planificación permite conocernos hoy y tomar las previsiones necesarias para lo que ocurrirá mañana.

“La planificación es una potestad del Estado, como un proceso continuo y permanente. Esto ha sido el mayor engaño porque el Estado dejó de planificar hace 20 años”.

Recordó que los Planes de Desarrollo Urbano Local (PDUL) aparecen por primera vez en 1983 con la Ley Orgánica de Ordenación Urbanística, la cual exponía que en el plazo de dos años los 335 municipios del país deberían tener su PDUL.

“Desgraciadamente solo el 12 % de los municipios han elaborado sus planes. De ese 12 % solo está aprobado la mitad”.

Bolívar asegura que los planes de desarrollo comienzan de la mano del ciudadano.

“Son los ciudadanos los que saben lo que está pasando, quienes saben lo que quieren para su ciudad y si ellos no participan no hay planificación posible. Obviamente se necesita la voluntad política que apoye ya que las obras de ciudad requieren mucho presupuesto y permisología”.

Si no se cuenta con el apoyo de todas las instancias nunca se podrá resolver el problema de la basura o del transporte público, por ejemplo.

“Hace mucha falta que el ciudadano sepa que hacer ciudad no es solo labor de los arquitectos, ingenieros o urbanistas. Si se unen todas las pequeñas intenciones de los vecinos tendrás un gran proyecto en la mano para tu comunidad y tu municipio”.

Deben establecerse alianzas entre la empresa privada, los vecinos, las academias y las autoridades gubernamentales.

Generar ideas

Beatriz Cisneros, consultora de Prolocal y encargada de conducir el proyecto a través de la gestión de innovación para generar planes elaborados por ciudadanos y funcionarios de las alcaldías de Iribarren, Jiménez, Palavecino y Córdoba, expuso que a través de esta iniciativa se pretende que cada individuo reconozca esos esquemas que no favorecen el trabajo colaborativo entre los ciudadanos para lograr los objetivos a nivel de los gobiernos locales.

A partir de ese reconocimiento los ciudadanos aprenden a identificar oportunidades y a generar ideas nuevas para el desarrollo de su ciudad.

“Cómo organizarse y cómo integrarse son las premisas para constituir los consejos ciudadanos, que sean capaces de articular a la ciudadanía y a los diversos actores para generar ideas que alimenten las agendas de políticas públicas de sus respectivos municipios”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios