#OPINIÓN La Red de Instituciones Larenses: ¿2.019? #2Ene

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

“Los problemas sólo sirven para solucionarlos…

La libertad para comprobarla…

Y, mientras tengas fe en tus sueños nada sucede por simple azar.”

Richard Bach.

 

Richard Bach, escritor norteamericano, se hizo famoso con su magnas obras Juan Salvador Gaviota e Ilusiones. En sus libros (más de veinte obras) expresa su filosofía de que los límites físicos y la mortalidad son sólo apariencias.

Cerramos otro ciclo en la  medida que los seres humanos hemos denominado tiempo. Cúmulo de días en los cuales la realidad ha demostrado lo anunciado a los incrédulos amantes del populismo, comunismo, socialismo y de todos los ismos que pueda otorgar la envidia, la vida fácil y la conculcación del éxito.

El único optimismo está en la seguridad de que falta menos; que el tiempo transcurrido, veinte (20) años, sirvan de ejemplo de lo que no se debe hacer.

Considero que no es momento propicio tratar sobre los diagnósticos de lo ocurrido, ni de recordar las propuestas, que de haber sido oídas hubiesen cambiado en un gran porcentaje la situación que enfrentamos actualmente. Estamos atravesando un periodo de profunda reflexión, de análisis y de tomas de decisiones que podrían detener la hecatombe que nos destruye, para así, comenzar la tan ansiada recuperación del país con el apoyo, participación y solidaridad del talento probo del cual dispone la patria.

Los venezolanos seguimos demostrando al mundo la férrea voluntad que nos ata a los principios y valores heredados genéticamente de nuestros ancestros, y que nos conducen directamente a la defensa de la libertad y la democracia, que garantizan nuestros derechos teniendo como escudo indestructible el Estamento Legal nacional e internacional, a cuyo texto nos apegamos indisolublemente para establecer el camino de la paz.

He de insistir en lo que considero, sean los tres pilares fundamentales para lograr el renacimiento de la república:

“Coherencia”… entre el verbo y la acción.

“Compromiso”… en realizar nuestras propuestas y aquellas que han sido acordadas.

“Lealtad”… con nuestros principios y valores, con las instituciones y con nuestros conciudadanos.

Transitamos una hora menguada, jamás vista en las repúblicas democráticas, y los grandes problemas ameritan grandes decisiones. La Alemania de la post guerra, resurgió de entre sus cenizas y por décadas soportó el embate rojo, hasta que derrumbó el conocido muro de Berlín.

Así mismo, debemos derrumbar el muro psicológico creado por dogmas que son utilizadas por los tiranos para esclavizar a los pueblos en nombre de los pobres.

El intelecto es más poderoso que las armas, y Venezuela tiene personas plenamente capacitadas y en cantidades suficientes como para comenzar la salida de la peor pesadilla que sin objetivo cierto haya soportado país alguno.

¿Qué hacer?

Hacer realidad el “PODER DE UNO.”

¿Cómo hacerlo?

Cumpliendo con nuestro deber.

Si quienes amamos la libertad y la democracia trabajamos unidos y creemos en la reconstrucción del país a través del trabajo digno y en la posibilidad de la implementación de la Justicia honesta que ejecute el espíritu, propósito y razón del legislador probo expresado en el Estamento Legal nacional que otorga rango constitucional a Tratados Internacionales, seguramente estaremos en la ruta que acortará las distancias para lograr el fin de la imposición de políticas económicas fracasadas y desfasadas, acabando con la impunidad, la corrupción y la delincuencia.

¡Bienestar, armonía y paz para la patria!

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios