#OPINIÓN Se busca un emprendedor: El amor #5Feb

Italo Olivo | Ilustración: Victoria Peña |

“En una palabra, ahora existen tres cosas: La Fe, La Esperanza y El Amor, pero lo mas grande es el Amor”

(1 Corintios 13:13).

Posiblemente algunos de mis apreciados y queridos lectores, se preguntarán que tiene que ver esto del amor con los emprendedores.

En realidad, desde mi punto de vista, tiene mucho que ver, ya que los emprendedores se mueven en un campo inmenso desde el punto de vista de sus relaciones internas con sus colaboradores y desde un punto de vista externo en relación con todos aquellos con los cuales interactúan, llámense estos, clientes, proveedores, etc. Y, por otro lado, no se puede dejar de destacar que los emprendedores actúan y hacen vida en su entorno cotidiano y son referencia para muchas personas. En definitiva, un emprendedor tiene mucho espacio para desarrollar su amor.

La vida es simple. El significado de la vida es amor, porque Dios es amor (1Jn 4:16). Todo lo que tenemos que hacer es amar a Dios con todo nuestro corazón (Dto. 6:5), amarnos a nosotros mismos (Mt 22:39) y amar a nuestro prójimo (Mt 22:39).

Además, aunque es bastante difícil ser egoístas, es humanamente imposible amarnos a nosotros mismos. Vivimos en medio de una epidemia de auto odio. El aborto, la eutanasia, el alcoholismo, el comportamiento adictivo, la idolatría de la adicción a la televisión y las principales influencias en nuestra cultura de muerte son manifestaciones obvias o sutiles del odio hacia uno mismo. Finalmente, amar a nuestro prójimo significa amar a todos, incluso a nuestros enemigos. Esta es la indicación mas obvia de la imposibilidad humana del amor.

Definitivamente, como lo escribió en su primera carta a los cristianos de Corinto el Apóstol San Pablo “Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena. El amor es paciencia, es servicial, el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no pasara jamás.

Italo Olivo

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios