#OPINIÓN Valor y pa’ lante #7Abr

Jorge Euclídes Ramírez | Ilustración: Victoria Peña |

“Valor y  Pa’ lante  que el  triunfo es de los que nunca se rinden”. Más que una consigna política esta expresión se convirtió en un argumento vital  para uno de los  personajes  más importantes del siglo 20 del escenario público larense, el doctor Guillermo Luna, o simplemente Luna, como quedó sembrado  en miles  de corazones humildes de esta tierra.

Guillermo Luna fue  un  barquisimetano que se enorgullecía de ser hijo de  padre  blanco  europeo  y madre  afro indígena. Como estudiante  siempre destacó por su inteligencia y buenas calificaciones, lo cual aunado a su temprana sensibilidad social le convirtió en uno de los dirigentes liceístas  más  importantes de Lara, militó en el MIR y bajo esta bandera acompañó varias  luchas universitarias  en  cuyos escenarios destacó por su talento, su carisma y un coraje personal a toda prueba.

A su regreso a Barquisimeto, con dos títulos universitarios en su currículo, Bibliotecólogo y Abogado, se reinserta en la política  local desplegando luchas  sociales a favor de los ciudadanos más humildes, desde la Fiscalía del Ministerio Publico que en ese tiempo eran funcionarios de buena fe dentro de los procesos judiciales y también desde el partido Acción Democrática.

Internamente en AD se alinea con las propuestas y el proyecto del doctor Teodoro Meléndez Penzo, un hombre de una hoja de vida intachable, honesto, vertical  y comprometido militantemente con las ideas genésicas de este partido. Resultado de este trabajo y de sus mensajes  claramente a favor del rescate de las esencias populares de Acción Democrática  es electo  miembro de la directiva regional de esta organización  política.

En el Comité Ejecutivo Seccional de AD establece una alianza que mantendría toda su vida con otras dos jóvenes  figuras, Guillermo Meléndez Guedez y  Nelson Aguilar ,quienes  apuntaban hacia la misma necesidad de hacer viable la recuperación  popular de este partido, luego de un proceso nacional donde se privilegio el desarrollismo económico en contra de las tesis cepalistas sustentadas por los Presidentes Betancourt y Leoni y que a la  postre  concluyeron, a finales de la década de los setenta ,con una victoria aplastante  del  partido COPEI  y  consecutivamente con un desplome  organizativo de Acción Democrática.

Con trabajo tesonero y esforzado  Luna y sus aliados  logran reactivar  los Comités de Base adecos, los cuales habían dejado  de funcionar a consecuencia de aquellas tesis partidistas  en las cuales se daba prioridad a lo económico en desmedro de lo social. Izando las banderas del más humilde Guillermo Luna gana la Secretaria General de Acción Democrática y  logra un resonante éxito en las elecciones donde AD retoma la Presidencia de la República.

Jorge Euclídes Ramírez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios