#OPINIÓN Red de Instituciones Larenses: Solidaridad #22May

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

“La solidaridad no es un acto de caridad, sino una ayuda mutua entre fuerzas que luchan por un mismo objetivo.”

Samora Machel

Samora Moisés Machel, 29-09-1.933–19-19-1.986, militar y político con tendencia izquierdista, fue presidente de Mozambique entre 1.975 y 1.986. Es considerado como el padre de la Independencia de Mozambique. Fuente: Wikipedia.

A cada momento, en Venezuela se hace más valedera la frase: “HOY MÁS QUE NUNCA”. Y es que, a cada momento, se profundiza más la crisis que nos hace perder el poder de asombro, ante el aguante de los venezolanos.

Esto perpetúa esta frase”, porque muchos no han entendido que:

“AHORA MÁS QUE NUNCA DEBEMOS SER SOLIDARIOS.”

Es obligatoriamente perentorio el que nos despojemos de intereses personalistas, de falsas posiciones, de intentar manipular a nuestros compañeros en la lucha en pos de la libertad, la democracia y de la consecución del bienestar social que merecemos.

Es hora de la acción, de tomar todas las soluciones propuestas en el marco de la Constitución Nacional, las leyes y los reglamentos de la república. Del Estamento Legal nacional e internacional.

Es falso que en la política, como en el amor, todo se vale, porque:

“EL TIEMPO CASTIGA SIN PALO Y SIN REJO”.

De allí el célebre proverbio:

“PARA VERDADES EL TIEMPO… PARA SABIDURÍA DIOS”.

La república de Venezuela, se hunde en su grandeza; ha sido violada, robada, ultrajada y saqueada; se ha pretendido humillarla, mancillarla, doblegarla de la manera más cruel y despiadada, bajo una impunidad indescriptible pero (Que grande que haya un pero), con lo que nunca contaron es con el espíritu libertario y democrático de los ciudadanos que lograremos renacerla y como el Ave Fénix la haremos volar alto en espacio infinito de la prosperidad que tanto merecemos sus habitantes.

De ahí este llamado a todo aquel que sólo pretende su figuración en la foto de la primera página del diario con mayor circulación, que en su desespero destruye amistades longevas o, que quiere llenar sus arcas en la continuidad de la corrupción que destruyó al más grande país de América Latina y que lo fue también del mundo.

Debemos y tenemos que ser auténticos en nuestra acción; coherentes con lo que pregonamos; en preservar los principios y valores característicos de los venezolanos, aquellos aceptados en el contexto global de la civilización moderna, y defenderlos a la par que defendamos nuestros Derechos Humanos, eso es ser solidarios con nosotros mismos y con nuestros semejantes, es dejar la huella buena donde se simiente el desarrollo de las nuevas generaciones, y que nuestra descendencia se sienta satisfecha de nuestra actuación.

Al final, para nosotros mismos, nuestra actitud no estará valorada en bienes materiales, dinero o posición social, ese no será nuestro equipaje cuando emprendamos un nuevo andar por solitarios recodos. Lo que más valoraremos en el momento de nuestra despedida, será nuestra tranquilidad espiritual…

“LA SATISFACCIÓN QUE OTORGA LA LIMPIDEZ DE LA CONCIENCIA”.

La honestidad es una de las más grandes virtudes de los seres humanos, por tanto, tenemos la obligación de ser honestos con nosotros mismos, Hagamos de ella el  crisol de nuestra conducta terrenal y seremos solidarios con nuestros seres queridos, con nuestros amigos y con nuestros compañeros de lucha…

“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar.

No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte.

Ven a mi lado para poder caminar juntos”.

Proverbio Ute.

Maximiliano Pérez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios