#OPINIÓN Emergencia Humanitaria #8Jun

Stalin González | Diseño: Jéssica Oshiro |

El país ha entrado a una fase de deterioro con una velocidad que nos preocupa y nos alarma profundamente. Las noticias que vemos de los niños del J. M. de los Ríos de la semana pasada solo es una muestra de las condiciones de todo el sistema de salud a nivel nacional.

Desde la Asamblea Nacional luchamos cada día para construir una solución definitiva a esta crisis, pero la velocidad del daño nos obliga a actuar de una manera más contundente. Desde comienzos de año hemos realizado todos los esfuerzos para canalizar la entrada de ayuda humanitaria al país y, a pesar de la negativa de Maduro a aceptarla, con la presión internacional hemos logrado que los organismos especializados de Naciones Unidas y el Comité de la Cruz Roja Internacional hayan entrado al país para prestar asistencia a las poblaciones más vulnerables.

Pero la crisis se agrava más rápido de lo que podemos atender con pequeños esfuerzos de ayuda de la comunidad internacional. Cada día el deterioro de los servicios públicos afecta cada vez a más sectores de la sociedad. La falta de luz en Maracaibo y todo el estado Zulia es un problema gravísimo que afecta a la calidad de vida de todo el pueblo.

La falta de gasolina en muchas partes del país, sobre todo en el occidente y en los estados andinos afectan a todos por igual, desde la ambulancia que no puede hacer traslados, hasta los choferes de trasporte que les impide trabajar y trasladar alimentos e insumos a todo el país.

La causa de esta crisis es solo una, la falla de un modelo económico fracasado y liderado por Maduro y su combo. Ellos nos han arrastrado al fracaso y a la peor crisis que haya vivido, no sólo el país, sino todo el continente americano. Ellos se encargaron de destruir más de la mitad de la capacidad productiva del país, de la industria petrolera nacional y, en consecuencia, del deterioro de todos los servicios públicos en el país. Ellos son los causantes de la emergencia humanitaria.

Tenemos que solucionar los problemas del país y de la gente. Hemos hecho todos los esfuerzos para atender a los más necesitados, pero tenemos que atacar el problema de fondo y por eso siempre insistimos en que nuestra ruta es: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. Maduro solo ha servido para repartir miseria, dolor y caos entre los venezolanos. Hoy somos una inmensa mayoría que quiere cambio.

Hoy nos encontramos en la mejor posición para enfrentar este reto. Una Asamblea Nacional organizada, con propuestas en todos los sectores, con prioridades claras como la Ayuda Humanitaria, con un proyecto para el corto, mediano y largo plazo concentrado en el Plan País, y con la misión de rescatar a la democracia con la celebración de unas elecciones verdaderamente libres.

La emergencia humanitaria hoy en el país amenaza con profundizarse y afectar a toda generación de venezolanos, con consecuencias para el presente y futuro de nuestra sociedad. En nuestras manos está luchar por un verdadero cambio que ofrezca a todos los venezolanos un país con un futuro lleno de oportunidades de progreso y libertad.

Stalin González

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios