#OPINIÓN Cronicario: Aldemaro Romero cambió arpa, cuatro y maracas por piano, bajo y batería #9Jul

Juan José Peralta | Foto: Cortesía |

La onda nueva es un género musical desarrollado hace cinco décadas por el músico, compositor y director de orquesta venezolano Aldemaro Romero, teniendo como base al joropo venezolano combinado con elementos de jazz y bossa nova brasilera, con el golpe de percusión característico de la onda nueva desarrollado por el baterista venezolano Frank Hernández.

Definido como joropo urbano, la Onda Nueva no es otra cosa que la sustitución de una orquestación por otra, explicaba Romero. “En vez de arpa, cuatro y maracas combiné piano, bajo y batería: el trío ideal para tocar música de jazz”.

Hijo de Rafael Romero Osío y Luisa Zerpa, el talentoso compositor y pianista, Aldemaro Romero nació en Valencia el 12 de marzo de 1928 y comenzó muy temprano en la música de la mano de su padre, quien era director de la Banda del estado Yaracuy. El niño Aldemaro ya se destacaba a sus nueve años como intérprete y músico en la radio en vivo. De su Valencia natal, cuando era un adolescente de 14 años en 1942 su familia se fue a Caracas, donde desarrolló una brillante carrera de pianista y compositor, además de presentador de radio y televisión. Una de sus abuelas lo recibió con una pianola de regalo transformada muy rápido en piano donde el travieso valenciano comenzó a transitar sobre las teclas que lo harían famoso como gran pianista.

A los 22 años Aldemaro Romero firmó con la RCA de Nueva York, para participar como músico y arreglista de notables músicos, entre ellos Alfredo Sadel. Para 1951 lograría grabar en la gran manzana su primer Larga Duración bajo el título Dinner in Caracas.

Durante una convalecencia en 1968 Aldemaro Romero se inspiró y presentó al mundo una manera distinta de interpretar música venezolana derivada del joropo tradicional con influencia del jazz y la bossa nova. En aquel momento, Aldemaro había sufrido un accidente automovilístico y estaba recluido en una clínica de Caracas donde se iniciaron los ensayos. Romero buscó innovar con instrumentos diferentes a los usados hasta entonces en la música tradicional folklórica venezolana.

El compositor llamó a su amigo Jacques Braunstein para pedirle su opinión, quien de inmediato dijo parecerle una “onda nueva”. A Romero le agradó el nombre y así se quedó, aunque su baterista de siempre Frank “el pavo” Hernández dijo que se trataba de una música compuesta para una publicidad rechazada por la agencia.

Al año siguiente el músico carabobeño y el compositor italiano Carlo Savina fueron contratados para la creación de la banda sonora de la película “La epopeya de Bolívar”. Los temas compuestos, arreglados y grabados por Romero en Italia fueron recogidos en el primer trabajo discográfico editado por su sello Onda Nueva, creado para proteger sus creaciones en lo sucesivo. La firma llegó a editar seis discos más en formato Larga Duración y algunos sencillos de 45 rpm.

Aldemaro Romero fue uno de los artistas venezolanos más importantes del siglo XX y lo recordamos como creador exitoso del novedoso género de Onda Nueva que cautivó a los venezolanos y al mundo. La propuesta tuvo rápida aceptación y llegó a difundirse en los Festivales Onda Nueva de Caracas en los años 70.

Entre 1971 a 1973 Aldemaro Romero impulsó su novísimo género musical con los festivales en los que se presentaron destacados músicos y solistas del mundo como Frank Pourcel, Paul Muriat, Charlie Byrd, Astor Piazzolla http://es.wikipedia.org/wiki/Astor_Piazzolla, Juan Gabriel, Armando Manzanero, Consuelo Velázquez, Augusto Algueró, Eliana Pitman, Trinu López, Helmut Zacharías y Marco Antonio Muñiz. También los artistas venezolanos, Mirla Castellanos, Alfredo Sadel, Carlos Almenar Otero, Carlos Moreán y Henry Esthefen, entre otros.

Durante la etapa de la Onda Nueva, Aldemaro Romero obtuvo el Primer Premio como Arreglista y Director en el Festival de la Canción Latina de México (1974), en el Premio Superestrella Internacional en el Music-Expo de Miami (1975), en el Festival de Mallorca (1976) y en las Olimpiadas Musicales de Grecia (1977).

El legado musical de Aldemaro Romero alcanza más de 250 composiciones de música popular venezolana, obras para orquesta y coros, ballet y música de cámara. Fundó la Orquesta Filarmónica de Caracas y dirigió The London Simphony Orchestra, English Chamber Orchestra, entre otras agrupaciones. Compuso música para cine que le mereció el Premio de la Paz de los Intelectuales Soviéticos en 1969. En 2002 recibió el Premio Nacional de Música. Su talento fue reconocido con Doctorados Honoris Causa por las universidades de Carabobo, del Zulia y Lisandro Alvarado de Barquisimeto.

Los festivales significaron un gran esfuerzo económico y organizativo para él y carecieron desafortunadamente de proyección en el exterior, por lo que dejaron de existir. Esto no impidió a Aldemaro Romero difundir hasta donde alcanzaron sus esfuerzos, en Venezuela como en el exterior, los temas de este novísimo género.

En Barquisimeto se recuerda como si fuera ayer el inolvidable concierto ofrecido en el auditorio “Ambrosio Oropeza” de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado. El pianista vino a la Capital Musical por invitación de la artista Lesbia Espinoza, fallecida en fecha reciente en un ancianato de la ciudad.

En la memoria de su público larense perdura el recuerdo de su tema Una mujer como usted y todo el programa de aquella cita de la cual el psiquiatra Marco Tulio Mendoza colgó en Internet detalles musicales para la nostalgia. Fue la despedida.

El próximo 15 de septiembre se cumplirán doce años de la trascendencia del gran compositor y pianista a la inmortalidad en Caracas, quien creó una Onda Nueva, original expresión de joropo urbano.

https://www.youtube.com/watch?v=M8DhVHRLs4w

Juan José Peralta

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios