#OPINIÓN Se busca un emprendedor: La manipulación #9Jul

Italo Olivo | Ilustración: Victoria Peña |

“Manipulación: Influencia que ejerce una persona sobre otra o intervención en un asunto para conseguir un fin determinado”

Según la Real Academia Española.

La manipulación es una cosa positiva o negativa?

En realidad ninguna de las dos. El término no tiene un valor intrínseco. Ustedes creen que son inmanejables y que siempre actúan con total independencia?

Esa es una ilusión. Todos somos influenciables y no pasa un día en el cual, cualquiera de nosotros no sea objeto de intentos más o menos ocultos de manipulación.

Aquello que nos parece que hacemos por nuestra propia decisión, a menudo tiene a nuestra espalda, posiciones de todo tipo y en cualquier ámbito: trabajo, política y vida social, pareja y familia, escuela, consumo, etc. Y no sólo esto, nosotros somos los primeros que a menudo hacemos intentos de manipular a otros y a veces sin darnos cuenta.

Si tomamos un nuevo celular, apenas comprado, cuando aquel que teníamos primero funcionaba bien, algún motivo existía. Con un poco de empeño, puedes driblar presiones para direccionar tus compras.

No sólo esto; algunas técnicas les pueden ser útiles para lograr objetivos, asegurar el objetivo de otros, aumentar las probabilidades de éxito y la capacidad de seducción de ustedes. En definitiva, serán más conscientes del motivo de sus decisiones y así obtener más de la vida.

Cada vez que hablan con alguien o desean que los atiendan, conozca o esté de acuerdo con ustedes, en realidad están buscando hacerlo cambiar de idea y modificar su pensamiento.

En cierto sentido, se puede decir, que todas las comunicaciones son una forma de manipulación. Incluso, las técnicas que se utilizan para encontrar un acuerdo, pueden ser usadas también para influenciar a las personas. Cada vez que nos comunicamos o nos relacionamos con alguien, seguramente hay formas de manipulación en esa relación.

Si son positivas o negativas, dependerá de cómo son utilizadas y para qué objetivo.

Usamos la manipulación día tras día, incluso cuando queremos que alguien haga algo para nosotros , decimos por ejemplo ” eres muy fuerte, pudieras llevarme mi bolsa”.

Pero debemos diferenciar también, entre un manipulador, que puede hacerlo de manera positiva o negativa y una persona carismática.
Una persona carismática, puede fácilmente manipular a los demás, pero sólo porque los demás tienen confianza en ella y les gusta, pero no es automáticamente un manipulador. El carisma deriva de un gran conjunto de habilidades de autoconfianza y una gran capacidad de comunicarse y relacionarse, así tenemos ejemplo como: El Papa Francisco, Nelson Mandela y Steve Jobs.

Definitivamente, un buen emprendedor desarrolla sus capacidades para persuadir y hacer buenos contactos. Le gusta utilizar todos los recursos del poder para alcanzar sus metas, que es también la confianza en sus fuerzas. Sabe, que solamente puede hacer que las cosas sucedan cuando tiene control, en cambio cuando tiene cierto grado de influencia solamente, necesita convencer a otros. Sabe que cuando necesita convencer a otras personas, se debe preparar con anterioridad ¿cómo lo va a hacer?, ¿cómo y qué va a decir?, ¿cuándo?, ¿qué respuesta podrá dar a las objeciones?, etc.. Que debe formar parte o estar vinculado a alguna institución que pueda ayudarlo para hacer crecer su empresa. Recuerda que nadie consigue lo que se propone sólo. Finalmente sabe, que la confianza en sí mismo, es la condición básica para llevar adelante sus sueños.

Italo Olivo

www.iolivo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios