#OPINIÓN Reflexión en positivo: Mantener viva la esperanza #8Ago

José Gerardo Mendoza Durán | Ilustración: Victoria Peña |

Por la salud de todos y la ciudadanía en general, debemos mantener viva la esperanza y profundizar en la unión y trabajo que se deba realizar, sea de beneficio a los buenos propósitos que es la mayor aspiración del alto porcentaje que aspira un país, unidos por la paz y la prosperidad y regrese nuestra idiosincrasia y dignidad de tanta gente vejada, maltratada y humillada, en todos sus derechos ese es el país que añoramos y el que en poco tiempo se convirtió en un país desconocido, extraño y convertida la abundancia en miseria, la alegría en tristeza, la sonrisa en morisqueta, la mente improductiva, la creatividad en busca de la cadena de miseria que son sus compañeras cotidiana que les convirtió su vida en tantos y graves tormento que solo Dios sabe las maromas que según hay familia que hacen una sola comida diaria, mayor dolor no puede ser.

Como buenos ciudadanos es necesarios cordura y sensatez, la forma más práctica para salir de esta confusión que a todos nos atormenta y nos mantiene bajo una tensión asustadiza, dañina que afecta relativamente a toda la ciudadanía que anda en busca de la paz y ambiciona prosperidad; yo en lo personal y en nombre de mis lectores que Dios nos dé suficiente paz para seguir amando, admirando y poder vivir, convivir, escribir en positivo dando esperanza por encima de tanta controversia maligna que se encuentra en la patria y solo los que hemos sufrido los avatares sin ser culpables, en compañía de todos, con inclusión y un solo propósito,conseguirlo por el bien de todos y sin duda que por este camino podemos convertir todo lo malo que ya pasa o está pasando, en logros y bendiciones, convencidos de que nuestro país sigue siendo muy rico y de gente noble, bien intencionados y que en dos décadas no hay por qué perder nuestra idiosincrasia y nobles sentimientos.

La tarea es de todos, tarea que debe recaer sobre todo en el alto porcentaje de jóvenes, ya que, gracias a Dios es un país de gente joven y se convierten en vigilia permanente de aquello que hay países donde sobra el dinero y carece la honestidad, la lucha en común debe ser porque ninguno sea así y menos no dejemos de aplaudir la esperanza, convivir con la alegría, es una sola vida que Dios nos ha dado y depende de nosotros, si la disfrutamos al máximo o la convertimos en inconvenientes, tropiezos, desamor, tristeza, inconformidad, avaricia o atropello, sin duda llego el momento y convencernos que unidos es que podemos cambiar a nuestro país, sin más tregua, por medio de la convivencia, el amor y no por el atropello, maltratos y muchos menos ese llamado a que nos vengan otros a matarnos, si ya lo que hemos visto aquí es suficiente y doloroso.

Todos juntos tenemos que construir lo que falle de ese camino, que aún no tiene huellas, esto cargado de voluntad y seriedad por que por ahí dicen que hay que hablar de cosas bonitas y no invertir el tiempo hablando del gobierno; tristemente las noticias cada días son peores y desalentadoras, pero dejemos ese trabajo a los analistas políticos que si saben narrar, escribir esas noticias crudas y sabrosas, acertadas, ajustadas a la realidad indebatibles y ciertas pero dolorosas, nos obstante la búsqueda complementaria que no dudo hay consenso en la busca del bienestar general; convertir las necesidades en abundancia, el sufrimiento en alegría, el hambre en barriga llena y nos olvidamos de lo que dicen personas muy serias y estudiadas que lo que estamos es muy cerca de un paso a una catástrofe y lo peor que puede pasar a una nación aunque Thomas Watson nos dijo este mensaje que “ El camino para el éxito es doblar la tasa de errores”.

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la paz, la convivencia, el respeto y la prosperidad de nuestro país.

José Gerardo Mendoza Durán

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios