#OPINIÓN Lectura: Por qué es azul #27Ago

Carlos Mujica | Ilustración: Victoria Peña |

La imagen desde el espacio que presenta la Tierra es única. La Tierra es un planeta muy bello. El único planeta azul parece ser el nuestro. Mi opinión es muy limitada porque la sustentan mis ojos. Sin embargo, nuestra amada Tierra, como todos pueden verla, en el espacio es un globo azul. Así se ve en la pantalla chica. Por conocimiento y experiencia de los astronautas y de los cosmonautas que han viajado al espacio y han realizada caminatas es oscuro y además muy frío.

Destacan en él y lo hacen interesante los puntos de luz dispersos que lo adornan y que se pueden ver en el cielo nocturno. Pero nunca nos hemos preguntado ¿Por qué el cielo es azul también? La luz diurna siempre nos presenta un cielo azul cielo. Viene al caso el calificativo azul cielo porque el color del cielo no tiene imitación, es “azul cielo”. La razón por la cual el cielo de los días iluminados es azul cielo es una idea que me ha inquietado siempre. Pero he dado con la solución.

La respuesta a esta inquietud la origina la iluminación diurna que incide sobre la superficie azul del planeta. Se produce la reflexión, (La devolución lumínica hacia el espacio de la luz incidente sobre la superficie). El espacio es oscuro, lo dejamos dicho. Y la proyección hacia él recoge el azul cielo que sobre la pantalla negra del oscuro espacio se instala el azul cielo de nuestro planeta azul.

De modo que la eterna oscuridad del espacio del cielo que nos rodea se atenúa con el azul de la reflexión lumínica que la tierra como planeta azul proyecta sobre ese fondo negro. El color del cielo es inherente al color de nuestro planeta. En la noche el cielo es oscuro como todo el espacio del Universo. La iluminación de la masa de las partículas gaseosas de la atmósfera de la Tierra, mediante la acción de la energía solar produce lo que todos conocemos como día.

Es, pues, mediante la reflexión que se produce en la superficie del planeta azul, como el espacio oscuro que rodea nuestra atmósfera, recibe la proyección azul durante el día para que el cielo tenga el mismo color del planeta. Ese hermoso globo azul que hoyan nuestros pies es por demás fascinante. Ojalá lo podamos conservar así sin daños que deterioren su imagen, y que en el fondo a la larga limitaría la vida.

Carlos Mujica

[email protected]

@carlosmujica928

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios