Nos esperan navidades oscuras #11Oct

Pacifico Sanchez | Foto: Archivo IMP |

Si en este momento no hay capacidad técnica, gerencial. política y sobre todo económica, indudablemente tendremos más racionamientos eléctricos en diciembre y nos esperan unas navidades y una noche de fin de año, muy oscuras.

El vaticinio lo hace para Elimpuso.com  el ingeniero Antonio Patiño,. quien tiene una experiencia de casi cuarenta años en la industria eléctrica y participó con otros 79 especialistas, durante ocho años, en un estudio sobre la crisis eléctrica en Venezuela. El trabajo permitió hacer un análisis de la situación y formular soluciones, pero éstas nunca fueron atendidas por el Ejecutivo Nacional.

El problema, la falta de tiempo y dinero

Su presagio se basa en que apenas queda mes y medio, tiempo muy corto, en el cual es imposible que se se pueda resolver el problema de la falta de 4 mil megavatios que existe en este momento. Se están recibiendo ocho mil megavatios en todo el país cuando se necesitan 12 mil megavatios.

5000 de esos megavatios son producidos por la parte hidroeléctrica; es decir, por El Guri y las represas del Alto Barinas, Táchira y Mérida. Ésta tienen unos equipos capaces de producir  360 megavatios, pero apenas generan 150. Por eso sufren los habitantes de los mencionados estados porque antes del agravamiento de la la crisis eléctrica, dependían de esas hidroeléctrica y en los momentos reciben un poquito de energía.

El ingeniero Patiño dice que nos esperan días fuertes en diciembre, cuando ya era costumbre que la  población colocaba instalaciones adicionales y, además de las viviendas, las ciudades se llenaban de luces.

El recuerdo de Barquisimeto

En Barquisimeto el ingeniero Joel Vásquez, quien por cierto era electricista se maravilló de que en Alemania hubiera tradición luminaria con los nacimientos y pidió a sus colegas que lo ayudaran a montar un pesebre, el cual adaptó al edificio en la avenida Rotaria, que se hizo muy célebre porque era iluminado con bombillos incandescentes y atraía a propios y extraños.

De igual manera fue muy llamativo el cuatro del obelisco, que era una figura simulada en el monumento más simbólico de la capital larense. Se le hizo un contorno con madera y latón, al cual se le le montó una secuencia iluminatoria, que estaba en concordancia con cuerdas, clavijas y por supuesto con toda la imagen del instrumento musical, identificatorio de la capital musical de Venezuela. Tenía un  trasnformador.

También se hizo muy atractivo el cuatro acostado de El Cardenalito, pero no con la misma secuencia que tenía el del obelisco. En la Rotaria había concursos de los mejores pesebres entre los residentes de esa avenida.

En el centro de la ciudad fueron iluminados el teatro Juares, el viejo palacio de gobierno, la plaza Bolívar,  el Edificio Nacional, la Catedral. y el Core 4 tenía varios nacimientos que eran visitados por la gente.

En la avenida Venezuela,. durante el mandato de Amalia Sáez, se iluminó la avenida Venezuela en diciembre, aunque más bien parecía un carnaval; pero, de que se gastaba energía eléctrica, no hay duda.

Todo eso yace en el recuerdo, porque lo que nos esperan son navaides oscuras y como el dinero cada vez se hace más escaso, la población tendrá que acostarse temprano en los días decembrinos, que ya no serán los de parranda de antaño.

Equipos costosos 

Los equipos que se necesitan para resolver la crisis eléctrica no pueden ser adquiridos porque el régimen no tiene recursos económicos, en primer lugar. Y en segundo término, porque se necesita tiempo para hacerlos.

Esos repuestos son fabricados solamente en  en Alemania, Suiza, España y Estados Unidos. 

Por lo general las turbinas tienen un peso de cincuenta toneladas, pero cada una más de mil piezas, que no pueden ser colocadas de segunda mano, sino nuevas totalmente.

Como ,mínimo cada dos  años hay que hacerles mantenimiento, dependiendo de la hora uso o vía útil que ha determinado la empresa constructora.

Año y medio en reparaciones

El mantenimiento total (overhold), tiene una duración que oscila entre uno y año y medio, durante el cual la turbina tiene que estar paralizada como ocurre cuando se repara un vehículo totalmente . Y, por supuesto, tiene que haber en los depósitos todas las piezas. Lo mínimo que se requieren son cien millones de dólares para adquirirlas. Y el punto más importante a considerar es que El Guri tiene veinte turbinas, de las cuales quince necesitan urgente reparación.

Ahora bien, se necesitan especialistas para efectuar ese tipo de trabajo. Por lo general, los ingenieros tienen que tener experiencia en la materia, preferiblemente unos quince años. Y éstos son escasos, porque la mayoría se ha ido del país.

Pero, lo importante es que haya  el dinero para adquirir los repuestos.

Dice el ingeniero Patiño que para los trabajos de mantenimiento hace falta 180 profesionales, entre los cuales tienen que haber ingenieros electricistas, mecánicos, informáticos, industriales, mecatrónicos, civiles,  veterinarios, agrónomos y forestales.

Éstos últimos son indispensables porque los trabajos del sistema eléctrico tienen un fuerte impacto ambiental.  Tienen que ser determinados cuántos peces, tortugas, garzas y pájaros de agua dulce deben criarse, ya que los animales hacen falta para que el agua no se pudra. Y se necesitan árboles para que le den vida al agua. 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios