#OPINIÓN Lectura: Ocho y fracción de minutos #15Oct

Carlos Mujica | Ilustración: Victoria Peña |

La prueba más evidente de la velocidad de la energía la constatamos con el tiempo que tarda la energía solar en llegar a la atmósfera de la Tierra. 8 minutos y fracción invierte la energía solar en viajar para visitarnos todos los días a razón de 300.000 km/s. De modo simple el amanecer se produce por el movimiento de rotación de la Tierra sobre su eje. Se ilumina el hemisferio que había permanecido doce horas en las tinieblas, mientras el hemisferio opuesto había iluminado por doce horas. La energía solar a la velocidad antes señalada inicia el amanecer con el resplandor lumínico de la primera hora de la noche del hemisferio que pasa a la sombras. Los primeros rayos de suave iluminación siguen el amanecer. A medida que transcurre el tiempo los rayos de luz inician su incidencia sobre la superficie del planeta y al mediodía la intensidad lumínica es fuerte. El fenómeno de la iluminación progresiva, se produce por el avance de la energía solar por entre las partículas gaseosas que forman la atmósfera. De esta descripción, se deduce que la luz no se mueve; que el movimiento aparente de la luz es el movimiento de la energía por entre las partículas atmosféricas. La luz es un fenómeno que se produce en la atmósfera. La atmósfera es la capa gaseosa más externa del planeta y es en ella donde se genera la iluminación.

La atmósfera es comparable con un inmenso fluorescente; el
fluorescente es una cámara de cristal cilíndrica que contiene, como la atmósfera, gas. Al gas del fluorescente, como al gas de la atmósfera llega energía. Energía eléctrica para el fluorescente, y energía solar para la atmósfera.

Otro ejemplo de la movilidad de la energía la encontramos en la energía eléctrica. Se usa el cableado para conducir por ellos la energía eléctrica hasta el lugar donde deba dársele uso. Si la luz se moviera, entonces no habría necesidad de usar cables, porque ya se hubiese creado desde hace tiempo un medio para conducir la luz hasta donde se requiera. Y ustedes saben que esto no es posible.

Si la luz se desplazase a la velocidad que le asignan, y si no necesitara del medio atmosférico para poder iluminar, podría desplazarse más allá de los límites que imponen las atmósferas de los cuerpos ponderables: estrellas, planetas, etc. El espacio del Universo no fuese oscuro. Permanecería iluminado. Pero la luz en el espacio no se desplaza a ninguna velocidad porque en el espacio no son posibles las atmósferas, Por esto último, el espacio siempre permanece oscuro.

Carlos Mujica

[email protected]

@carlosmujica928

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios