#OPINIÓN ¡Eduardo Izcaray y “su manada”! #5Nov

Gorquin Camacaro | Ilustración: Victoria Peña |

En la Carora macondiana o Carohana, como la fabula el escritor Juan Páez Ávila en sus novelas, vive una familia extraña en el planeta, parafraseando a uno de ellos, cuyo padre sordo y músico engendró a… ¡Los Izcaray! Eduardo, quien dominaba a la perfección la ejecución del piano, a pesar que padecía el mal de Beethoven, la sordera, llegó de España y, haciendo un alto en México, se instaló con su cargamento de sueños, en la Parroquia Trinidad Samuel, ubicada en Carora (Lara, Venezuela).

Producto de su amor con la dama de fe María Cristina Yépez de Izcaray procreó una manada de poetas: Lalín, Nacho, Fausto; de músicos: Felipe, Nacho (otra vez); de compositores: Eduardo (hijo), Lalín, Nacho (nuevamente); cantantes: creo que todos, incluyendo a Macarena y a Trini, esposa del eminente médico Carlos Álvarez apodado cariñosamente, por estos lares, Tamakún (lamentablemente fallecido hace poco tiempo).

Lo cierto es que esa extraña familia de músicos, poetas y… ¿Locos? ¡Locos no! Por el contrario… ¡Muy cuerdos! Todos ellos se empeñaron en elevar el nivel cultural de la región y lo lograron.

Felipe, esposo de la dama de letras Norma Pinto, es director de orquesta y, después de triunfar en la capital de la República, Caracas, así como a nivel internacional, en Salta, Argentina, regresó a su patria chica, Carora, para crear tres orquestas y una pléyade de músicos, completos y en formación, que superan las tres mil almas según información suministrada por el “culturólogo” Cécil Álvarez y el gran percusionista Luis José “chispa” Riera, quienes armonizan la región y dan vida al teatro Alirio Díaz, orgullo de todos los caroreños.

Fausto, extraordinario poeta, periodista, escritor, con una dilatada experiencia en la docencia, profesión que ejerció en las aulas de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, en Barquisimeto (Lara, Venezuela). Aunque está jubilado y residenciado en España, mantiene la sana adicción a la escritura, tanto así que pertenece al consejo de redacción de la revista cultural Carohana. Actualmente prepara, desde la Madre Patria, una biografía sobre otro insigne caroreño, Don José Herrera Oropeza, además de una serie de interesantes ensayos.

Ignacio “Nacho”, hombre de televisión, fue gerente creativo de la extinta RCTV, canal de comunicación que desapareció por los embates del destructor del país… “Nacho” es músico, cantante y, sobretodo, compositor, prueba de ello es que ganó premios en varios festivales con su composición de extraordinarios boleros que luego grabaron Aldemaro Romero, Simón Díaz y “El Pollo” Brito, entre otros famosos y, hoy, continúa deleitando al mundo con su maravilloso talento musical, siendo Estados Unidos y España cajas receptoras de su extraordinaria condición vocal.

Eduardo, apodado cariñosamente Lalín, es un compositor de alta factura… “Serpenteando”, “Madera de tus pasos” (semblanza musical del guitarrista Rodrigo Riera) y “El viejo mío”, dedicada a su padre y donde resalta sus cualidades, son algunas de las joyas musicales que recuerdo. Actualmente vive en la ciudad de Barquisimeto (Lara, Venezuela) con un sueño permanente por la liberación del país y su regreso a la democracia.

Trini, médico pediatra, y Macarena, aunque no he tenido el placer de escucharlas, muchas personas me han dicho que son exquisitas cantantes. Cito a uno de sus más preclaros hijos, quien expresa refiriéndose a su padre: El viejo Eduardo… “Un pájaro extraño en el planeta”, disparando ternuras, sonrisas y fiestas, el viejo mío, en su eterna costumbre de cometa, su piano cómplice fiel de todos sus silencios, quien calla sonriendo. Con razón tanto dar y dar amor parece un carrusel su corazón. ¡El viejo mío, sordo, loco, Apóstol y poeta… No le sirve a este mundo tanta nobleza! Cuando lo veas le dirás de sus hijos y sus nietos que, aunque usted no lo crea, son lo más grande del universo.

Si una vez por esos raros espejismos le perdemos la pista y no lo conseguimos, no hay que angustiarse, seguramente no ha pasado nada… Andará con nosotros dentro de cada sombra… ¡Cuidando con ternura a los Izcaray, “SU MANADA”!

Gorquin Camacaro

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios