#OPINIÓN Soliloquios de café: La Alborada #17Nov

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

“EL SOCIALISMO FRACASA CUANDO SE ACABA EL DINERO DE LOS DEMÁS.

Por cada pacificador idealista dispuesto a renunciar a su autodefensa en favor de un mundo libre de armas, hay por lo menos un guerrero ansioso de aprovechar las buenas intensiones del otro.”

MARGARET THATCHER (13-10-1.925 / 8-04-2.013).

Margaret Hilda Thatcher,  de soltera de apellido Roberts fue una política británica que ejerció como primera ministra del Reino Unido desde 1.979 a 1.990, siendo la persona en ese cargo por mayor tiempo durante el siglo XX y la primera mujer que ocupó este puesto en su país. Su firmeza para dirigir los asuntos de Estado, su estricto dominio sobre los ministros de su gabinete y su fuerte política monetarista le valieron el sobrenombre de “La Dama de Hierro.”.

Ejerció inicialmente como química en Somerville College, Oxford, y luego como abogada. En las elecciones generales de 1.959, Thatcher se convirtió en miembro del Parlamento (MP) por Finchley, desde donde juzgó duramente la política fiscal del gobierno laborista. Edward Heath la nombró ministra de Educación y Ciencia en 1.970, y en 1.975 venció a Heath en las elecciones del Partido Conservador, convirtiéndose en líder de la oposición y la primera mujer en dirigir una de las principales organizaciones políticas en el Reino Unido. Después de triunfar con su partido en las elecciones generales de 1.979, se convirtió en la primera ministra del Reino Unido. Fuente: Wikipedia.

Monarquía inglesa en cuyo territorio murió Karl Marx, de quien se dice es el padre del comunismo pero, un holgazán que jamás trabajó, se asegura que tuvo una vida incestuosa con una de sus hijas, además de haber desconocido un hijo, a quien procreó en adulterio, con una mujer que trabajaba en su residencia.

Pero, lo que nos atañe en nuestro análisis es la pretensión de la instauración de sistemas político-económicos que han fracasado de manera demostradamente consecutiva en todos los países en los cuales se ha pretendido imponer, y como ejemplo tenemos el viraje de ciento ochenta grados que han asumido las economías de países como Rusia y China.

Además de lo concerniente a lo político y lo económico, por ser sistemas impuestos, los ciudadanos de los países donde los regímenes optan por ellos (socialismo, comunismo, y/o populismo), se ven sometidos a la privación de su libertad y a la conculcación de elementales derechos humanos adquiridos ancestralmente en siglos anteriores, y logrados por el esfuerzo, tesón, perseverancia y con la sangre, el sacrificio y las lagrimas de nuestros libertadores y de sus familiares. Generalmente estos sistemas aberrantes crean guerras fratricidas, al extremo que hijos han denunciado a sus padres y padres han denunciado a sus hijos, por cometer delitos contra esos sistemas de gobiernos. Delitos inexistentes en su mayoría, pero con la difamación, la injuria, descalificaciones, terrorismo judicial, y sanciones extremas se han destruido familias enteras.

Los líderes que rigen los destinos del país y aquellos que pretenden hacerlo en un futuro no muy lejano, deberían acatar las experiencias adquiridas durante estos últimos veinte años; con frialdad deben analizar los diagnósticos realizados y aplicar las propuestas de soluciones para salir del desastre creado de manera muy eficaz y eficiente; todo parece demostrar que ese era el objetivo.

La amenaza global tiene todas las características de que se trata de una guerra entre el bien y el mal, pregunto…

¿De cuál lado está usted?

Maximiliano Pérez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios